Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TECNOLOGÍA

La tercera dimensión, en casa

El 3D da otro gran salto: de las salas del cine a la comodidad del hogar. Este sistema de visionado se ha incorporado a la nueva ola de televisores, que habrá que ver con gafas.

La famosa caja tonta ha experimentado en los últimos tiempos tal cambio que obligará a sus detractores a replantearse esta denominación nada favorecedora. Su transformación estética la ha llevado a adelgazar de forma notable hasta quedarse en unos pocos centímetros de grosor y a ganar en tamaño para transformar los salones en pequeñas salas de cine. Este lifting ha sido posible gracias a tecnologías como plasma, LCD y, más recientemente, LED, que han terminado por desterrar de los hogares a los ya prehistóricos aparatos de tubos catódicos.

Pero, sobre todo, ha cambiado la forma en la que se utiliza. Se ha convertido en el centro de entretenimiento total, el lugar donde visualizar las fotos del último viaje, los vídeos de la reunión familiar, navegar por Internet... Incluso es posible disponer de aplicaciones similares a las de los teléfonos móviles para ver películas en streaming, consultar el correo electrónico, acceder a servicios para disfrutar de programas ya emitidos, redes sociales, información meteorológica o el estado del tráfico.

Sin embargo, la revolución más importante ha sido la llegada de la tecnología 3D, que tan excelente acogida tiene ya en las salas de cine de todo el mundo. Buena parte de los televisores que se comercializan en la actualidad son capaces de mostrar imágenes con sensación de profundidad. Para Pablo Vidal, director de marketing de LG, la diferencia que aporta esta nueva tecnología es tal que "la convierte en todo un valor real de compra, hasta el extremo de que cuando quieres adquirir un nuevo televisor, si no apuestas por un modelo 3D, estás comprando un equipo obsoleto".

La evolución experimentada gracias a los actuales televisores 3D permite ver las imágenes utilizando el mismo sistema que se emplea en las salas de cine. Eso sí, desde la comodidad del sofá. Es el conocido como "3D pasivo", y entre sus ventajas se encuentra la utilización de unas gafas polarizadas que resultan mucho más cómodas, económicas, fáciles de usar por los niños, sin componentes electrónicos que precisen de baterías internas y además se pueden usar incluso tumbado. A todo esto hay que sumar la opción que ofrecen las pantallas más modernas de convertir cualquier contenido 2D tradicional a 3D con solo pulsar un botón, en tiempo real y de forma automática. Con ello se eliminan las críticas de quienes se quejaban de los pocos contenidos existentes en este formato. Con todo, 2012 se vislumbra como un gran año para el 3D: se emitirán grandes eventos deportivos con esta tecnología, como los Juegos Olímpicos de Londres o la Eurocopa de fútbol, entre otros. "Solo hay que imaginarse ver el Mundial de fórmula 1 o el de motociclismo con esta tecnología para darse cuenta de que ver la realidad a través de un televisor 3D es como mejor se puede disfrutar", afirma Vidal.

Como en las salas de cine

El televisor LG LW980 es un modelo 3D correspondiente a la gama Cinema 3D de la firma coreana, que se caracteriza por mostrar contenidos en tres dimensiones a través de una tecnología pasiva que reduce el parpadeo de la imagen y proporciona un ángulo de visión mucho más amplio. De este modo se puede cambiar de postura y verla incluso tumbado. Además se comercializa con siete gafas polarizadas cómodas y ligeras de diferentes colores que se pueden usar con las gafas graduadas, convierte los vídeos tradicionales en 2D a 3D e incluye las funciones Smart TV, para disfrutar de contenidos online directamente desde el televisor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011

Más información