Remodelación del Consell

Fabra convierte a José Ciscar en el hombre fuerte de su Gobierno

La alcaldesa de Torrent asume la Consejería de Educación

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat, retocó la estructura del Consell con tres movimientos que consolidan a José Ciscar, hasta la fecha consejero de Educación, como nuevo hombre fuerte del Consell.

Fabra heredó a finales de julio el equipo de Gobierno que había nombrado su predecesor Francisco Camps después de las elecciones autonómicas de mayo. Un equipo novedoso, donde los pesos políticos dieron paso a un perfil más técnico, y en el que la única figura significativamente vinculada a la etapa anterior de Camps era la vicepresidenta Paula Sánchez de León.

Fabra aprovechó el ascenso de Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno para desplazar a Sánchez de León. La vicepresidenta será la nueva delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Lola Johnson cede la plaza de portavoz al nuevo vicepresidente
El presidente apunta que el congreso del partido "está a la vuelta de la esquina"
"El Gobierno de Rajoy no responde a cuotas, prima la capacidad"
Villalonga, abogada de la Generalitat, se irá con la delegada del Gobierno
Más información
El hombre tranquilo
Una joven democristiana

Su plaza como vicepresidente la cubre José Ciscar, un hombre que ha logrado apaciguar la convulsa comunidad educativa en apenas seis meses al frente del departamento. Ciscar ha demostrado un talante dialogante y sosegado muy alejado del tono beligerante que imprimió Alejandro Font de Mora en su última etapa como consejero de Educación.

El nuevo vicepresidente asume también la plaza de portavoz del Consell. Será la cara tranquila que transmitirá un mensaje de serenidad en tiempos de crisis.

El movimiento desplaza del cargo de portavoz a Lola Johnson, uno de los nombramientos más sorprendentes y personales de Francisco Camps. La exdirectora de Canal 9 se mantiene como consejera de Turismo, Cultura y Deporte, pero deja de ser la cara visible del Consell.

La Consejería de Educación recae sobre María José Catalá, alcaldesa de Torrent y diputada autonómica. Catalá, una mujer que promocionó Francisco Camps en el partido y que está en la órbita de Juan Cotino, asume la gestión de un tercio del presupuesto de la Generalitat. Un área compleja que incorpora las políticas de formación y empleo desde el pasado mes de junio.

La remodelación podría ampliarse si Mariano Rajoy decide llevarse a algún consejero valenciano a su equipo de Gobierno. Fuentes de la Generalitat auguran nuevos movimientos que afectarían esencialmente al segundo escalón.

Apenas han sido tres retoques, pero Fabra ha logrado imprimir su tono sin dilapidar la herencia recibida. El presidente no rompe con el campismo. Empieza a perfilar un nuevo fabrismo.Alberto Fabra asumió la presidencia de la Generalitat en un momento político muy convulso. Francisco Camps, ahora en el banquillo, imprimió una violenta tensión a todas sus relaciones políticas, con la oposición o con los medios de comunicación, que solo cesó cuando fue forzado a abandonar el cargo por sus problemas con la justicia.

Desde su toma de posesión, Fabra ha actuado con una normalidad balsámica. Y parece decidido a alimentar ese tono tranquilo y dialogante al apoyarse en Ciscar.

El nuevo vicepresidente no alza el tono, pero es ambicioso y ha demostrado ser un trabajador incansable. Antes de llegar a consejero, fue el hombre designado por Camps para plantar cara a José Joaquín Ripoll por el control de la organización del partido en Alicante.

Una de sus primeras misiones como vicepresidente será intentar recomponer el diálogo con la oposición. La difícil situación económica obliga a alcanzar acuerdos de amplio espectro parlamentario, una posibilidad que complicaba la actual vicepresidenta.

Tanto el nombramiento de Ciscar como la salida de Sánchez de León tienen una vertiente en el seno de la organización regional del PP que Fabra deja en suspenso por el momento. Apenas dejó caer: "El congreso regional está a la vuelta de la esquina".

También esbozó una amplia sonrisa cuando se le preguntó si había pactado el nombramiento de Sánchez de León con el ministro de Interior. "Sí, se ha hablado, pero no con el ministro".

El presidente intentó atribuir a la nueva delegada del Gobierno un papel clave: "Será un puente fundamental para conseguir lo que necesitamos de parte del Gobierno". Fabra también apuntó que Sánchez de León tiene un profundo conocimiento de las necesidades reales de la Comunidad Valenciana. La nueva delegada del Gobierno ha ejercido durante años como punta de lanza del discurso victimista que impulsó Camps hacia el Ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora cambian las tornas.

Fabra aseguró que siempre se ha sentido "muy cómodo" al frente del Gobierno autonómico que heredó de Camps. "Siempre he sentido la lealtad y el compromiso de mis compañeros y siempre me he sentido identificado con ellos".

Los ligeros retoques del Consell coinciden con los últimos nombramientos del segundo escalón del nuevo Gobierno central. El PP de la Comunidad Valenciana ha pasado desapercibido para Rajoy a la hora de organizar su equipo. Fabra restó importancia al asunto. "El Gobierno de Rajoy no responde a cuotas, ni de género ni de carácter territorial", comentó, "prima la capacidad".

Fuentes de la Generalitat conceden que sigue abierta la posibilidad de que Enrique Verdeguer, consejero de Economía e Industria, sea requerido por Rajoy para ocupar un puesto de la más alta responsabilidad en el Instituto de Comercio Exterior (Icex), la entidad que dejó para incorporarse al Consell en junio pasado.

Por el momento, Fabra se limitó a destacar la especial sensibilidad de Rajoy hacia los valencianos. "Lo importante para la Comunidad Valenciana es la receptividad del Gobierno. En estos días de dificultades de tesorería agradezco la sensibilidad que he encontrado".

El presidente aseguró que trabaja con el presidente y con los ministros del área económica para superar "la complicada situación de tesorería que es común a todas las comunidades autónomas". Incluso deslizó que el Gobierno adoptará de forma inmediata alguna medida al respecto.

Las tensiones que sufren las arcas autonómicas recaen sobre el consejero de Hacienda, José Manuel Vela. Fuentes de la Generalitat aseguran que las tensiones en el seno de la consejería son patentes, tanto como el malestar del presidente ante la aparente falta de resultados de las medidas de control del gasto.

Fabra evitó ser explícito sobre los posibles movimientos en el segundo escalón. Pero fuentes de la Generalitat dan por hecho que Isabel Villalonga, abogada de la Generalitat, dejará su cargo y asumirá alguna función a las órdenes de la nueva delegada del Gobierno.

También aseguran que Jesús Marí, actual número dos de Ciscar como subsecretario de la Consejería de Educación, Formación y Empleo se incorporará al equipo del nuevo vicepresidente y portavoz.

En el ámbito doméstico, Fabra reivindicó la ejemplaridad que se requiere a todos los servidores públicos y deslizó que Enrique Crespo, alcalde de Manieses y vicepresidente de la Diputación de Valencia, imputado por el saqueo de Emarsa, no pertenece a su "equipo". Juega en el equipo de Alfonso Rus, presidente de la Diputación.

El gabinete del presidente avanzó que Fabra aprovechará su discurso de Año Nuevo para asumir la difícil situación económica y anunciar nuevas medidas de austeridad y reactivación del empleo. Según una nota, Fabra "hará una radiografía de la difícil situación económica del momento y, teniendo en cuenta las previsiones para 2012, seguirá fomentando el ahorro y rebajando los gastos prescindibles".

Alberto Fabra en el Palau de la Generalitat tras la rueda de prensa en que anunció los cambios en el Consell.
Alberto Fabra en el Palau de la Generalitat tras la rueda de prensa en que anunció los cambios en el Consell.CARLES FRANCESC

El nuevo Consell

- Alberto Fabra, presidente de la Generalitat.

- José Ciscar, consejero de Presidencia. Asume la vicepresidencia del Consell que ocupaba Paula Sánchez de León. También será consejero portavoz, papel que ejercía Lola Johnson.

- Enrique Verdeguer, consejero de Economía, Industria y Comercio.

- José Manuel Vela, consejero de Hacienda y Administración Pública.

- María José Catalá, nueva consejera de Educación, Formación y Empleo. Deja la alcaldía de Torrent para sustituir a José Ciscar.

- Luis Rosado, consejero de Sanidad.

- Isabel Bonig, consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

- Jorge Cabré, consejero de Justicia y Bienestar Social.

- Maritina Hernández, consejera de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua.

- Lola Johson, consejera de Turismo, Cutura y Deporte.

- Serafín Castellano, consejero de Gobernación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS