España baja a menos de la mitad el interés por su deuda gracias al BCE

El supervisor insta a que se cubran todos los vencimientos en la subasta de hoy

El Banco Central Europeo (BCE) se resiste a sacar la artillería pesada y no va a comprar deuda masivamente para aliviar la presión sobre Italia y España. En lugar de eso, ha optado por inundar de liquidez a la banca y, gracias a este riego a dispersión de dinero barato, también ha reavivado el interés por la deuda pública, un activo caído en desgracia desde que la crisis lo convirtió en una inversión de riesgo. Gracias a este regreso del apetito por los títulos del Tesoro, España logró cerrar ayer su última subasta del año con mucha demanda y una espectacular rebaja en el interés.

España tuvo que ofrecer a finales de noviembre unos tipos superiores al 5% por las letras por miedo a una ruptura de la eurozona. Ayer le bastó con ofrecer unas rentabilidades del 1,8% y del 2,5% para colocar sus letras a 3 y 6 meses, respectivamente. Además, por tercera emisión consecutiva, aprovechó la caída de tipos y el repunte de la demanda -que más que triplicó la oferta- para hacer más caja de lo previsto. Así, colocó 5.640 millones frente a los 4.500 anunciados, deuda que en su mayor parte fue a parar a manos de la banca española.

En las dos subastas se espera una demanda española de 100.000 millones
El Tesoro inicia 2012 con 5.000 millones extras después de las últimas emisiones

Más información

La razón de ello es que los bancos podrán acudir hoy con estas letras a la subasta de liquidez del BCE a tres años, la primera que se realiza a este plazo. Para animar a las entidades, el Banco de España, a instancias del Eurosistema, ha dedicado tiempo en las últimas semanas a convencerlas de que acudir a las operaciones extraordinarias de Fráncfort ya no les estigmatiza.Es decir, que no retrata a los asistentes como bancos con problemas. Se advirtió de que acudirán bancos de todo el Eurosistema. El jueves pasado, Javier Alonso, director general de Operaciones, se reunió con los tesoreros de las entidades para instarles a que "cubrieran casi todos los vencimientos de 2012 y 2013 entre las subastas de diciembre y febrero", según uno de los asistentes. A la vez, Alonso insistió en que con esta solución parcial del problema de la liquidez, "deberían evitar cortar el crédito, sobre todo a las pymes". El supervisor admitió que hay "una lógica reducción de los préstamos (sobre todo a algunos sectores), pero que se debería hacer de manera ordenada", según estas fuentes.

Por si hubiera alguna duda, fuentes financieras añaden que el BCE ha rebajado el coeficiente de caja que exige a los bancos, lo que ha liberado unos 10.000 millones en España y hasta 100.000 en la eurozona para invertir en deuda pública a corto. Estos activos, que como mínimo rinden al 1,8% en el caso del Tesoro, luego servirán como garantía para pedir prestado al BCE al 1%.

Se espera una fuerte demanda, según el vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, que no se atrevió a dar una cifra. Fuentes del mercado señalan que la banca española podría pedir alrededor de 100.000 millones en las dos subastas, ya que hay un vencimiento en breve de 140.000 millones a seis meses que pidió la banca española. José Carlos Díez, de Intermoney, cree que estas subastas son "la mejor noticia del año para la banca" porque disipa el riesgo de una crisis de liquidez, "pero no soluciona el problema de fondo". "Para que se abra el grifo, las entidades deberían poder captar dinero en los mercados", advierte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de diciembre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50