Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y PP se alían para apoyar la marina de lujo en el Port Vell

PSC e ICV consideran que se privatizará el espacio público

La estampa de los veleros de pequeña y mediana eslora en el Port Vell de Barcelona lleva camino de desaparecer. La voluntad política del gobierno de CiU y del PP -fiel aliado, de momento, para las cuestiones importantes- es dar luz verde al proyecto de reconversión del Port Vell en una marina de lujo.

Ambos partidos defendieron ayer en la comisión de Urbanismo del Consistorio que el proyecto -que todavía dicen no conocer- puede ser interesante para la ciudad porque aportaría actividad económica. En consecuencia, los votos de la mayoría de CiU y PP rechazaron la proposición del PSC y la pregunta de Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA). Las dos formaciones pretendían obtener del gobierno el compromiso de que evitaría una marina de lujo porque supondría, de facto, la privatización del espacio público que la ciudad ganó hace 30 años.

El proyecto, que impulsa el grupo inversor inglés Salamanca Investment, supondría pasar de los 418 amarres actuales a unos 150, con la posibilidad de albergar yates de gran eslora y con edificaciones de servicio. La marina de cinco estrellas todavía no ha sido aprobada formalmente por el consejo de administración del puerto en el que la ciudad tiene voz y voto. Sin embargo, de los argumentos que ayer se barajaron en la comisión, todo parece indicar que la posición de CiU y el PP es abiertamente favorable a esa transformación con la única salvedad de evitar que el tamaño de los barcos pueda convertirse en un muro visual en el Port Vell. Es decir, que la envergadura de los barcos desdibuje la fisonomía del puerto y de la fachada gótica de la ciudad.

Para los socialistas, en cambio, una marina de lujo como la que se planea junto con el Blau@Ictinea -la iniciativa estrella del alcalde, Xavier Trias, de crear un barrio en lo que ahora es puerto en la zona del Morrot- puede suponer el fin de lo que supuso el modelo de recuperación del frente litoral barcelonés. El edil de Hábitat Urbano, Antoni Vives, admitió ayer que el Consistorio está empezando a trabajar en esa transformación con un horizonte de años vista.

"En tiempos de crisis, como este, hay grandes capitales que buscan proyectos suculentos y el Blau@Ictinea podría convertirse en un gueto de residencias de lujo", apunta el socialista Jordi Martí. El jefe de filas de ICV, Ricard Gomà, comparte esa visión y acusa al gobierno de Trias de "apostar por un modelo que desemboca en un parque temático y expulsa del uso residencial a los barrios más cercanos". Por decirlo de otra forma, una marina de lujo fagocitaría la popular Barceloneta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de diciembre de 2011