Hernández: "Pasará el mayor examen ambiental"

Con vecinos de los ayuntamientos de la comarca donde se instalará la planta de tratamiento de residuos sentados en la tribuna de invitados del Parlamento, junto a miembros de colectivos ecologistas, el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, quiso mandar ayer un mensaje tranquilizador. Defendió que antes de que la instalación sea una realidad deberá superar "la tramitación de impacto ambiental, la más exigente de la tramitación ambiental, gallega, española y europea". No logró convencer a la oposición -tanto PSdeG como Bloque insistieron en que la incineradora que conlleva el proyecto daña la salud de las personas, sin explicar el fundamento de sus acusaciones- ni tampoco a los vecinos, cariacontecidos en sus asientos. Socialistas y nacionalistas tienen la mosca detrás de la oreja después de que la Xunta haya promovido una ley Reguladora de Política Industrial que se parece mucho a un guante a medida hecho para la empresa que construirá la planta. La instalación entra dentro de las excepciones reservadas a los proyectos estratégicos y eso la eximirá de los controles municipales. Bastarán los exámenes de la Xunta, esos que, según Hernández, son los más exigentes de la Unión Europea.

Sucede que el complejo está bajo sospecha desde el mismo día en que se supo que la firma Estela Eólica, a la que la diputada del PSOE Carmen Gallego vinculó ayer al PP coruñés, obtuvo 186 megavatios en el concurso eólico gracias a la valoración de su proyecto asociado, precisamente la incineradora. Hernández admitió en la Cámara que aunque la oferta de Estela Eólica se presentó a Industria cuando aún no se conocía el plan de residuos de Medio Ambiente, casa bien con los requisitos de su consellería.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS