Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de Girona, sin pensión

El Ministerio de Trabajo ha revocado la pensión de viudedad al hombre que mató a su mujer en 2005 en Sils (Girona) y que ha estado cobrando desde el día siguiente al asesinato. Y además le reclamará el importe abonado "indebidamente". La Seguridad Social reconoció que la sentencia condenatoria contra Llorenç Morell no figuraba en la base de datos que utilizan para cruzar los datos de condenas y pensiones, un error que investigan.

Llorenç Morell, condenado a 18 años de prisión por la Audiencia Provincial de Girona en 2007, ha recibido 592 euros cada mes más dos pagas anuales extraordinarias durante seis años, unos 40.000 euros en total. Morell nunca debía haber cobrado la pensión. La ley establece que los condenados en firme por homicidio o lesiones no podrán obtener la pensión de viudedad de la víctima a no ser, en el caso de las lesiones, que haya reconciliación previa al fallecimiento.

La Audiencia de Girona envió en agosto una petición de embargo de la pensión de Morell, ya que la familia de la víctima no ha cobrado nada de los 85.000 euros de indemnización. La Seguridad Social la denegó porque al tratarse de una prestación mínima es "inembargable", y porque, presumiblemente, el oficio de la Audiencia no especificaba la situación legal del condenado.

El 5 de diciembre, la Audiencia recordó a la Seguridad Social la condena de Morell, "lo que ha causado la revocación inmediata de la prestación", informó la Seguridad Social. "Estoy muy satisfecho de que se haya solucionado una situación inadmisible", declaró ayer Carles Monguilod, abogado de la familia de Rosa Galceran, la mujer asesinada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 2011