Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ence recibe permiso ambiental para operar otros cuatro años a pie de ría

Hernández anuncia que la química Elnosa deberá cerrar en enero de 2014

La fábrica de pasta de celulosa de Ence seguirá asentada junto a la ría de Pontevedra al menos hasta que termine 2015. Así lo confirmó ayer el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, que anunció en Pontevedra que su departamento renovará la Autorización Ambiental Integrada a la pastera otros cuatro años. La planta de producción de cloro de Elnosa, contigua a Ence, también ha revalidado su permiso ambiental, pero con una importante diferencia: la autorización solo tendrá una vigencia de dos años y a su término la fábrica deberá cerrar y ser desmantelada.

La renovación del permiso a Ence por cuatro años llega cuando estaba a punto de agotarse el anterior, concedido en 2008 por el bipartito cuando el conselleiro era Pachi Vázquez. El periodo de validez se estableció entonces en tres años y ocho meses, por los cuatro del nuevo, que según Hernández establece "condiciones similares" al previo. El gobierno local de Pontevedra había alegado en contra de la renovación, en línea con varios colectivos ecologistas, que oponían razones de planeamiento urbanístico y medioambientales a las que la Xunta no ha atendido. Consciente de ello, Hernández insistió con más vehemencia que nunca en que el PP no apoyará en ningún caso que la pastera siga en Lourizán más allá del plazo tope de 2018, según fija la Ley de Costas. La fecha, dijo es "irrenunciable, incuestionable e improrrogable". "No contemplamos otro escenario". "La fecha de 2018 no es negociable", repitió a los periodistas que atendían a su comparecencia en la sede de la Xunta en Pontevedra.

"El traslado de la pastera en 2018 es innegociable" afirma el conselleiro

En el caso de Elnosa, la autorización caducará el 6 de enero de 2014, víspera del día en que comiencen a ser aplicables los límites de emisiones que fija una directiva europea sobre emisiones industriales aprobada en 2010, y que basa sus parámetros en las mejoras técnicas disponibles. Creada por Ence en 2001 en el proceso de privatización de la empresa, Elnosa fue vendida a una compañía portuguesa en 2003, y en su proceso de fabricación utiliza un procedimiento anticuado y contaminante, en el que se usa mercurio. "La empresa asumió el compromiso de presentar un plan de reconversión a una tecnología más respetuosa con el medio ambiente, pero los plazos no eran admisibles", señaló Hernández, que aclaró que aunque la química modifique su tecnología no permitiría que siga en Lourizán."Es una fecha improrrogable para que cese su actividad y desmantele sus instalaciones", recalcó, para remachar: "Hoy empieza la cuenta atrás para el cierre definitivo de Elnosa". También calificó las medidas como "un aviso claro a Ence y Elnosa de que la Xunta toma decisiones".

Con este nuevo permiso, Ence se asienta en la ría hasta el final de 2015, solo dos años antes de que caduque su concesión sobre el dominio público, que por otra parte está pendiente de un expediente de caducidad que obligó a iniciar este año una sentencia de la Audiencia Nacional. Sobre si la dirección de la empresa empieza a tomarse en serio el plazo, Hernández aseguró no saber nada. "Es una cuestión empresarial. La empresa debe hacer la reflexión de que 2018 es una fecha improrrogable e incuestionable", apuntó. "Analizaremos cualquier propuesta que haga Ence. Apostamos por la continuidad, pero bajo ningún concepto en el mismo emplazamiento", indicó, apelando a la firmeza de los compromisos electorales del partido.

La empresa reaccionó sin aspavientos. Un portavoz señaló que la dirección entiende que la renovación del permiso "implica el reconocimiento al estricto cumplimiento de la normativa ambiental". El Ayuntamiento pontevedrés y la Asociación pola Defensa da Ría (APDR) aducen lo contrario basándose en la legislación sobre vertidos de aguas residuales. Esta fija unos niveles de emisión más estrictos que los de la autorización ambiental integrada, de menor rango legal, y que según la APDR son aplicables a Ence porque vierte por el mismo emisario al que llegan las aguas de procedencia doméstica.

"Es una negligencia"

El concejal de Ordenación do Territorio de Pontevedra, Cesáreo Mosquera (BNG), compareció tras el anuncio de Hernández para tratar de echar por tierra cualquier análisis optimista de la decisión de la Consellería de Medio Ambiente. "No hay voluntad de aplicar presión administrativa a Ence", lamentó, tras recordar que el Ayuntamiento había emitido un informe negativo a la prórroga de la autorización ambiental de la pastera. "Es una actuación profundamente negligente, lo decimos ahora como lo decíamos cuando lo hizo el bipartito", acusó.

Respecto al cierre futuro de Elnosa, aseguró que la planta lleva años "fuera de la ley". Después cargó contra las sucesivas decisiones de la Xunta, de uno y otro signo político. "Todas fueron favorables a la consolidación de Ence en Lourizán", rememoró. "La empresa era de Caixa Galicia y entonces Méndez mandaba mucho", espetó. El presidente de la APDR, Antón Masa, anunció que la asociación recurrirá los permisos, tal como hizo en 2008. "La Xunta se pretende apuntar un tanto de algo que le viene dado", criticó. Masa entiende que es la propia Elnosa la que renuncia a adaptar su tecnología por sus cálculos económicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 2011

Más información