Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa Estela Eólica construirá una segunda Sogama en O Irixo

Medio Ambiente apoya un proyecto que se ha decidido sin concurso público

La empresa Estela Eólica ganó 186 megavatios del concurso eólico con una macroplanta de basuras como proyecto asociado. Entonces, la Xunta ya había decidido que la nueva incineradora que debe liberar a la actual de la saturación se gestionase de forma privada. Con la condición de que la nueva planta se ubicase en el sur de la comunidad, solo faltaba conocer el ayuntamiento que albergará la otra Sogama. El conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, anunció ayer que irá para el municipio ourensano de O Irixo y que será directamente Estela Eólica, sin concurso público, quien se encargue de su construcción y gestión.

Hernández defendió ayer que el tratamiento de la basura no es un servicio público del que deba encargarse la Administración autonómica, por lo que la Xunta podría considerar cualquier otro proyecto empresarial. Sin embargo, el conselleiro argumentó que, con la propuesta del plan eólico, la empresa lo dejó hecho. "Se abrió una posibilidad, al surgir una empresa que ofertaba como proyecto industrial la ejecución de una planta de tratamiento en el sur", apuntó. De hecho, fue la propia consellería quien se dirigió a Estela Eólica: "Contactamos con la empresa para que adaptase su planteamiento a los requisitos del plan de residuos urbanos", indicó Hernández. Es decir, que la incineradora se sitúe en el eje de las ciudades de Vigo y Ourense, para dar servicio a las provincias del sur, y que tenga acceso a la línea del ferrocarril para el traslado de la basura y a autovías -la A-52 y A-53, en este caso-. En el modelo de Sogama, implantado en los años noventa, supuso la creación de una empresa pública, en la que el 49% pertenece a Gas Natural.

Los evaluadores del concurso eólico tenían dudas sobre su financiación

El complejo de gestión de residuos tendrá una incineradora con capacidad para 366.000 toneladas -un tercio de los residuos anuales de la comunidad, un poco menos que Sogama-, una planta de reciclaje de envases y otra para la fabricación de 40.000 toneladas de compost. La empresa deberá construir o llegar a un acuerdo con Sogama para utilizar las cinco plantas de transferencias que necesita. Ahora, Estela Eólica debe superar los trámites urbanísticos municipales y enfrentarse a los ambientales, que dependen de la consellería de Hernández. Su titular ya expresó que el departamento pondrá todo de su parte para facilitar la concesión pero "vigilando que se cumpla con rigor la normativa". Los plazos sitúan el comienzo de la construcción dentro de 10 meses o un año, por lo que la incineradora podría comenzar a funcionar en 2014, "lo que supone adelantarse" a los plazos del plan de residuos gallego.

Las mayores dudas se centran ahora en la financiación, 230 millones de euros que exige la consellería. La comisión que evaluó el concurso eólico expresó la siguiente cautela a la hora de valorar el plan económico de Estela: "El 58% de los ingresos proceden de un canon del que no se aclara nada (quien lo paga, por qué razones, etcétera )". Agustín Hernández apuntó ayer que Estela Eólica tendrá ingresos a través del canon que pagan los ayuntamientos por la gestión de su basura -la empresa podrá fijar el precio e intentar captar a los municipios-, el reciclaje y la energía procedente de quemar residuos.

Según el esquema inicial, el proyecto iba a financiarse con una subvención (que no se detalla) del 30%, recursos propios del 20% (de los que una parte se aportan con una emisión de deuda) y el 50%, con "recursos ajenos". No fue la única duda que tuvieron los evaluadores del concurso: "Indican 498 empleos entre 2011 y 2013. La actividad, según el estudio de viabilidad, se inicia en 2016". En las cuentas previstas para ese ejercicio el gasto de personal calculado es de 1,3 millones de euros a partir de un salario medio al año completamente irreal, de 2.649 euros. Las aspiraciones de creación de empleos se reducen ahora a los 250.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2011