Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gipuzkoa y Álava, dos polvorines

Los críticos con Gerenabarrena ganan la batalla interna mientras el control de Egibar complica las opciones de quienes aspiran a un cambio de rumbo

El asalto al poder en las territoriales del PNV en Gipuzkoa y Álava tendrá una desigual suerte final, según reconocen personas directamente implicadas en ambos espinosos procesos. Mientras en Sabin Etxea se suspira porque el tratamiento informativo sobre esta doble renovación interna "no se desboque", la toma de posiciones internas se ha acelerado hasta el extremo de que en Álava, por ejemplo, hay quienes proclaman que "ya está decidido" en base a la toma de temperatura que ha supuesto la elección de candidatos a renovar el EBB.

Desde el PNV se aconseja "no comparar" las realidades de Gipuzkoa y Álava. La razón obedece, según estas mismas fuentes, a la propia situación interna de cada una de estas territoriales a las que, sin embargo, mediáticamente se las viene identificando con facilidad por los signos políticos que acompañan a sus actuales responsables. De hecho, Joseba Egibar (GBB) e Iñaki Gerenabarrena (ABB) nunca se han sentido incómodos cuando se las ha unido bajo el mismo credo identitario, al que siempre se acompaña de un prudente distanciamiento del pactismo de sus compañeros vizcaínos.

La creciente inestabilidad interna de ambas organizaciones, a las que ha contribuido en diversos períodos unos resultados electorales adversos, ha favorecido la irrupción de sectores críticos, mucho más pujantes en el caso alavés donde, a su vez, los casos de supuesto espionaje y corrupción han diezmando la credibilidad del aparato.

En Álava, los críticos a Gerenabarrena "han dado vuelta" a la situación interna, aseguraron voces cualificadas del partido el pasado viernes. Si ya era significativa la mayoritaria adhesión a Pilar García de Salazar como primera candidata de la afiliación alavesa a entrar en el EBB, en el debate interno "se ha impuesto" la necesidad, añaden las mismas fuentes internas, "de que así no se puede seguir y el cambio ya está encarrilado". En esta línea, hay quien reconoce que "solo habrá una plancha" cuando llegue la renovación del ABB a partir del 15 de enero.

Entre los críticos no se quiere desvelar los posibles nombres de quienes asumirán el poder en el PNV alavés más allá de los rumores que apuntan, entre otros, a Xabier Aguirre y a Jon Uriarte, principalmente. Incluso, el silencio que acompaña al exdiputado general había alentado más aún esta posibilidad. Pero desde este sector se hace mucha más incidencia en subrayar que "al final, la situación ha caído por su propio peso porque así no se podía seguir y entre todos se ha entendido así".

En Gipuzkoa, los críticos están mucho más agazapados. Hasta ahora se sabe de su existencia por los artículos de prensa que crucifican la acción política de Joseba Egibar. Pero el GBB sabe, sin embargo, que muchos afiliados con una reconocida dimensión pública le van a plantear batalla una vez que tome cuerpo la renovación interna. Eso sí, unos y otros asumen que Joseba Egibar "volverá a presentarse a la reelección".

Los críticos guipuzcoanos reconocen que el control de situación del actual aparato es muy fuerte, aunque creen que hay suficiente descontento para "obligarles" a que hagan "una reflexión compartida con los que entendemos que el partido debe tener otro mensaje", reclaman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011