Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Ciudadano Mohamed

Tengo 32 años. Soy nacido en Marruecos y venido de adolescente a Cataluña. Dicho lo cual, hoy, 17 años después, puedo decir con plena certeza que me considero de origen marroquí, de religión musulmana, de afición blaugrana, de nacionalidad española, de ideología liberal de izquierdas y de sentimiento catalán, y para mí todas esas cosas son plenamente complementarias. Los años de plenitud juvenil los he vivido aquí en Cataluña, aquí es donde me enamoré y me casé, hice mis mejores amistades, estudié y trabajo y donde aspiro a educar a mis hijos. Me gustaría poner en evidencia cómo las cosas han cambiado y están cambiando; ahora, la figura de un inmigrante es aquella representada metafóricamente por un trapo de cocina donde todos pueden limpiarse las manos. Recuerdo unas palabras de Jordi Pujol en un discurso de los suyos, tan elocuentes e iluminadores, donde dijo aquello de integraos y seréis catalanes. Muchos somos los que hemos partido desde esa premisa y ahora veo con asombro que esa idea ha quedado ya muy lejos dentro del ideario de su partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de noviembre de 2011