Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hijo 'perfecto' que Woody Allen se perdió

Ronan Farrow ha ganado una beca para estudiar en Oxford

Hoy lo señalan como el más prometedor de los nuevos políticos, el joven destinado a cambiar el mundo, pero hasta hace poco era un niño prodigio. Es Ronan Farrow, más conocido por ser hijo de Woody Allen que por todas las etiquetas que le han puesto en su corta vida, a la que acaba de sumar un logro. A los 23 años, el único descendiente biológico del célebre director y Mia Farrow ha sido escogido como uno de los becados por la Fundación Rhodes, una selecta distinción que le pagará los estudios en la universidad de Oxford durante dos o tres años a partir del próximo octubre. Un honor único para un estudiante estadounidense, que su padre no podrá compartir.

Ronan y Allen no se han vuelto a ver desde que el realizador se separó de Farrow y estableció una relación sentimental con Soon-Yi Previn, hija adoptiva de Mia y 34 años más joven que el director. "Mi padre está casado con mi hermana, lo que me convierte en su hijo y su cuñado. Me parece una trasgresión moral", afirmó el joven hace años sobre la relación que dividió para siempre a su familia. Ronan tenía solo cinco años cuando su madre descubrió las fotos de Soon-Yi desnuda en poder de Allen. La separación de la pareja en 1992 se vio seguida por una dura batalla legal por la custodia de sus hijos, Ronan, Dylan y Moshe, que acabó con la victoria de la actriz tras acusaciones infundadas de que el realizador había acosado sexualmente a la niña. "Me siento fatal. He invertido millones de dólares y he luchado durante años en los tribunales pero no he podido cambiar nada", reconoció Allen en uno de sus pocos comentarios públicos sobre la agria disputa. Entonces, el director, que hoy vive en Nueva York con Soon-Yi y sus dos hijas adoptivas, admitió que no mantenía ninguna relación con los niños que tuvo con Mia. Dylan, de hecho, se cambió el nombre a Malone y el otro hijo adoptado, Moshe, lo hizo a Moses.

Mientras tanto, su único hijo natural, cuyo nombre completo es Satchel Ronan O'Sullivan en honor del jugador de béisbol Satchel Paige y a su abuela, la actriz Maureen O'Sullivan, ingresó en el instituto Bard a los 11 años y ya a los 16 entró a la Universidad de Yale como un destacado estudiante precoz. Tras su graduación, siguió los pasos de su madre como portavoz de Unicef entre 2001 y 2009 y se mantuvo vinculado a numerosas causas benéficas a favor de la infancia y la juventud.

Hoy forma parte del Departamento de Estado estadounidense, donde, bajo las órdenes de Hilary Clinton, trabaja como consejero especial en temas de jóvenes, especialmente para Afganistán y Pakistán y se ha convertido en un asiduo comentarista político en Los Angeles Times o The Wall Street Journal. El Huffington Post seleccionó su discurso de apertura de curso en su antiguo instituto como uno de los mejores del año, un sentimiento repetido por numerosas publicaciones que ven en Ronan mucho más que la víctima de un escándalo, fijándose en su brillante futuro político y social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de noviembre de 2011