Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Madurar

En mitad de la crisis y en la resaca de las elecciones, me acomete la quizá pueril esperanza de intentar utilizar las circunstancias para madurar democráticamente. Creo que el hundimiento del PSOE y el fortalecimiento de los partidos pequeños muestran la repulsa del electorado a la manera de hacer política hasta ahora. Al amiguismo, al abuso de poder, a una gestión pública que ignora el bien común y tiene como prioridad el beneficio de la propia tribu. Y aunque lo ha pagado el PSOE, que para eso estaba en el Gobierno, el PP haría bien en escuchar el mensaje, porque también es para ellos.

Más aún: creo que es un mensaje para todos. Cuando hablo de madurar, me refiero a superar nuestra berroqueña intolerancia de forofos de fútbol. Sin duda, hay peperos talibanes y sectarios, pero la izquierda también tiene sus bemoles.

Por ejemplo, me chocó la indignación que provocó el artículo de Vargas Llosa diciendo que votaría a Rosa Díez. Vale, tal vez fuera mejor que ningún articulista se definiera por un partido, pero lo cierto es que a lo largo de los años ha habido columnistas en este diario que han pedido el voto para la izquierda o para el PSOE y nunca pasó nada: nadie se dio cuenta, porque navegaban a favor de nuestros prejuicios.

Por no hablar del caso de Russian Red, una estupenda cantante española que este verano dijo inocentemente que era de derechas. ¡La que le cayó encima! Los insultos, la repulsa, el anatema.

Verán, yo no digo que todos los partidos sean iguales. Al contrario: quiero opciones políticas de verdad distintas y luchar por mis ideas. Pero eso no pasa por la abominación bárbara del otro, por el rechazo irracional y necio. Por pensar que ser una cantante moderna de derechas es más aberrante que ser un vampiro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2011