Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benedicto XVI rectifica e insiste en la castidad para frenar el sida

Para Benedicto XVI el problema del sida exige "una respuesta médica, farmacéutica", pero sobre todo "ética". "Es decir, una prevención eficaz basada en la abstinencia sexual, sin promiscuidad y mediante la fidelidad conyugal". Así se afirma en la Exhortación Apostólica Africae Munus, la Tarea de África, firmada ayer en Ouidah (Benín) por el pontífice, de visita en el continente africano.

En esta ocasión el Papa no se refirió al uso del preservativo para evitar la enfermedad, como sí hizo en su libro y generó gran revuelo, no solo en el seno de la iglesia, sino también en medios conservadores. La aprobación de Benedicto XVI del uso del condón en "puntuales ocasiones" suponía de hecho una rectificación de las palabras de su antecesor, Juan Pablo II, que demonizó el preservativo como medio de lucha contra el sida y otras lacras y originó escándalo en la comunidad científica internacional, consciente de que estaba poniendo en peligro la vida de millones de personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2011