Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una serie de voces a contracorriente en las urnas

Los partidos minoritarios buscan el voto con programas alternativos

Un hombre pasea impertérrito por el Boulevard donostiarra. Entre sus manos sostiene un cartel en el que se lee Por un mundo más justo. Un simple folio con letras claras y con pinta de haberse imprimido en un ordenador doméstico. La imagen contrasta con el entorno. La capital guipuzcoana celebraba el pasado domingo la carrera Behobia-San Sebastián.

Mientras en la línea de meta unos altavoces escupían palabras de aliento a los corredores, el hombre merodeaba sin alzar la voz pidiendo con su gesto el voto para un partido pequeño, de esos de militancia más que modesta, cuyos líderes o cabezas visibles no encarnan al político profesional al uso, y a los que la falta de dinero les imposibilita para hacer campañas electorales ruidosas y de impacto mediático. Pero, sus papeletas, junto a las de los grandes, PSOE, PNV, PP y Amaiur estarán expuestas en cada colegio electoral el próximo domingo a la espera de que el votante las elija, guarde en el sobre y meta en la urna.

Un total de 60 candidaturas, entre el Congreso y Senado, se han presentado estas elecciones en Euskadi, a pesar de que los comicios municipales y forales, por su naturaleza, aglutinen un mayor número de propuestas minoritarias o alternativas. Observando los diversos partidos y sus programas hay proyectos para cubrir los más disparatados, excéntricos o simplemente poco comunes modelos políticos y de gestión. Desde la formación que propugna porque los votos en blanco se contabilicen a su vez con escaños vacíos en el Congreso a otras formaciones en las que la palabra comunismo, que aparece con relativa frecuencia, se acompaña de otros sustantivos y matices. Candidaturas de diversa consideración pero con un denominador común: su modestia.

POR UN MUNDO MÁS JUSTO Lucha contra la pobreza

"Somos la expresión política del movimiento social en defensa de los derechos humanos", explica de forma contundente Alejandro Pla, coordinador en Euskadi del partido Por un Mundo más Justo (M+J), y cabeza de lista de la formación al Congreso por Bizkaia. El partido busca "la mejora de las condiciones de vida de los empobrecidos de la tierra", añade.

M+J, que presenta candidatura en las tres provincias vascas, lleva trabajando desde el año 2004 con lo que consideran su mejor baza: ser "el único partido en España que tiene como principal objetivo la erradicación de la pobreza". El loable propósito se articula en un programa con 17 propuestas, en el que también exigen mayor participación ciudadana en la toma de decisiones, la reforma de la ley electoral, la elaboración de presupuestos participativos y garantizar que las herramientas de participación sean accesibles a los sectores de la población excluidos.

M+J suma a su objetivo principal otros dos: la coherencia de la política interior y exterior para permitir el desarrollo de los más necesitados y construir un modelo de desarrollo alternativo, según recoge su programa. "Resumiendo, exigimos una economía que sea un medio para el desarrollo humano. Frente a la especulación, estabilidad económica, frente a la desregulación proponemos regulación, frente al consumismo, consumo responsable...", enumera Pla.

PARTIDO ANIMALISTA Ecologismo integral

El Partido Animalista contra el Maltrato Animal, Pacma, construye su discurso bajo la máxima de "la defensa a la vida que tenemos todos los animales", aclara Olatz Madrazo, cabeza de lista por Gipuzkoa al Congreso. La idea no se limita, por ejemplo, a la censura de las corridas de toros, sino a cualquier "tipo de divertimento con animales o maltrato, entre otras cosas. Rechazamos la discriminación en función de la especie", zanja Madrazo.

Sobre "una educación en la no violencia y en el respeto a la madre tierra", la formación, creada en 2003 espera que su mensaje cale en la sociedad. "Nuestra postura se podría calificar de ecologismo integral, no nos preocupamos solo de los animales. De todo lo que es vida", ahonda Madrazo que recuerda una frase de una periodista que hace poco leyó en un periódico, "la compasión por todos los seres y el repeto por la vida es el único futuro posible".

El programa del Pacma va mucho más allá y reivindica el derecho a una vivienda digna, un mayor control del salario de los políticos y la promoción de la justicia social, añade Madrazo, que simplemente pide que la ciudadanía les dé la oportunidad de tener un diputado en el Congreso para que su voz se pueda oír.

ESCAÑOS EN BLANCO Vaciar el Congreso

"Nuestro mensaje es muy sencillo y muy claro", arranca Toni Ramón responsable de comunicación de la formación Escaños en Blanco, "pedimos que el voto en blanco sea computable. Hoy contabiliza pero no computa para el reparto de escaños", continúa. El partido aglutina para estas elecciones varias propuestas que en los últimos años habían florecido a lo largo de España con un discurso similar, como Ciudadanos en Blanco. La opción sólo la podrán escoger el próximo domingo en Euskadi los votantes de Bizkaia.

Ramón, con tono reivindicativo, aclara, que de hecho, "el voto en blanco realmente favorece a los partidos mayoritarios porque fortalece el linde que hay que superar para tener representación en el Congreso". Escaños en Blanco propugna algo sencillo, y con lo que en las pasadas elecciones municipales consiguió cuatro concejales en tres municipios de Cataluña, dejar los escaños vacíos. Sus cargos electos catalanes, ejemplifica el responsable de comunicación de la formación, no acuden nunca a los ayuntamientos en los que fueron elegidos, no han participado en ningún pleno, ni han presentado ninguna propuesta, tampoco cobran, porque han rechazado recibir cualquier tipo de compensación económica como concejales.

Y, ¿no resulta incongruente que queriendo recoger el voto disconforme con los grandes partidos no propongan un programa alternativo en vez de sencillamente no ocupar su escaño? No, al menos para Ramón. "A nosotros no nos votan como representantes. No hacemos la campaña política donde el cabeza de lista sale en la foto y queda guapo", argumenta. "Lo que es paradójico es que si un jurado de un premio literario puede declararlo desierto si no hay obras de calidad, no se pueda hacer lo mismo en el Congreso. Que no se repartan los votos en blanco porque son de ciudadanos que no les querían votar", concluye.

UNIFICACIÓN COMUNISTA Marx, Lenin y Mao

Unificación Comunista de España (UCE) bebe del ideario de las grandes figuras de la corriente política del siglo XIX y XX, así lo especifica en su página web, que cita como inspiradores a Marx, Lenin y Mao Ze Dong. La formación, con representación en Álava y Gipuzkoa, se define como "revolucionaria" y proclama un proyecto que gira en torno a la defensa de la "clase obrera y el pueblo".

UCE propone construir "una nueva sociedad, en unión con todos los explotados y oprimidos". Un mundo sin clases, en el que la propiedad sea colectiva, donde no haya "ni opresores, ni oprimidos", sin guerra, sin miseria, con abundancia y donde todas las necesidades de la ciudadanía se vean satisfechas. Todo bajo el marco de la proclamación de una "república democrática popular".

La formación articula su programa bajo dos epígrafes: Por el pan y la tierra y Por la independencia y la paz. Dentro del primero de los apartados, propone, entre otras medidas, "la renegociación de las condiciones de ingreso en la Unión Europea, la reindustrialización del país y la nacionalización de la Banca y los monopolios".

UCE se reserva para el segundo apartado la "oposición a las pretensiones del imperialismo alemán a través de la Unión Europea y del Tratado de Maastricht". La formación aboga por que España abandone la OTAN y se deroguen las leyes que "recortan los derechos y libertades" de la ciudadanía como "la Ley Corcuera y la Ley de Extranjería".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 2011