Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicredit, el mayor banco de Italia, sufre pérdidas de 10.641 millones

La banca de inversión y las compras en Europa del Este, hunden a la entidad

El patrocinador de la UEFA Champions League ha recibido una goleada de los mercados. La crisis financiera y las aventuras expansionistas (realizadas antes de la caída del ciclo económico), han hundido los resultados de Unicredit, el mayor banco de Italia y uno de los más grandes de Europa. Tras la salida de Berlusconi, parece haber decidido aflorar toda la porquería sin más disimulos y ayer anunció que en el tercer trimestre de 2011 registró pérdidas de 10.641 millones al limpiar su balance.

Ante esta situación, la entidad dirigida por Federico Ghizzonise se ha visto obligada a presentar una ampliación de capital de 7.500 millones, una tarea difícil con el actual cierre de mercados. Al mismo tiempo, Unicredit advirtió a los accionistas que no repartirá dividendos en 2012 con cargo a los resultados de 2011. El banco dijo que esperaba realizar la ampliación en el primer trimestre de 2012. Tras esta inyección, prevé alcanzar un capital de máxima calidad (common equity tier 1) superior al 9% ya en 2012, y superior al 10% en 2015. Para lograr estos objetivos recortará gastos, lo que supondrá la supresión de 5.200 puestos de trabajo en Italia en los próximos cuatro años.

La arriesgada expansión en 2005 y 2007 pasa factura al gigante italiano

Unicredit precisó que excluyendo las depreciaciones extraordinarias, las pérdidas normalizadas del tercer trimestre ascienden a 474 millones, de los que 285 se deben al aumento de las primas de riesgo en sus títulos especulativos. Las acciones de Unicredit bajaron un 6,2% en Bolsa.

Las pérdidas han llegado por el deterioro del fondo de comercio de sus principales inversiones. El fondo de comercio es el sobreprecio que se paga, en relación con el valor contable, por los intangibles que se compran (como el valor de la marca) y la capacidad de generar ingresos futuros.

Unicredit, que negoció una fallida fusión con el BBV en 1999, se había formado un año antes como producto de la unión de varias entidades. Compró el gigante alemán de Baviera HypoVereinsbank en 2005. Se anotó un fondo de comercio de 6.600 millones. El Hypo acababa de comprar el Bank of Austria, activo que hoy lastra el futuro. Tras crecer fuera, en 2007 decidió ser el líder en Italia y adquirió Capitalia. Este grupo, con sede en Roma, se formó en 2002 tras la fusión de Banca di Roma, Bipop Carire y Banco di Sicilia. Unicredit, que sumó una plantilla de 28.300 personas, se convirtió en el segundo banco más grande en la Unión Europea y el sexto mayor del mundo. Por Capitalia pagó en acciones 17.500 millones, más de los 15.000 millones que vale hoy Unicredit. El fondo de comercio ascendió a 7.600 millones. En esos tiempos la entidad estaba dirigida por Alessandro Profumo, joven, dinámico y arriesgado consejero delegado.

El banco no desglosa la depreciación por entidades sino por divisiones de negocio. Así, los 8.611 millones de reconocimiento de pérdida de valor se deben, en primer lugar, a 3.065 millones de la banca de inversión y de empresas; 1.178 millones a los bancos en Italia; 1.754 millones por las entidades de Europa del Este, sobre todo en Ucrania y Kazajistán; 1.244 millones por la banca de consumo, leasing y factoring y el resto por la red en Austria, Alemania, Polonia, así como por la banca privada y la de gestión de activos. Junto a eso, ha reconocido un menor valor de sus marcas por 662 millones y ha realizado otros saneamientos menores, incluido el de la deuda pública griega, que solo supone 181 millones brutos (135 netos) de pérdidas. Una goleada difícil de digerir para Unicredit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 2011