Entrevista:IKER URBINA | Cabeza de lista de Amaiur al Congreso | ELECCIONES 2011 | Los candidatos de Álava

"Vamos a ir a Madrid para que en el futuro no tengamos que ir"

Iker Urbina (Vitoria, 1977), es un abogado afín a la izquierda abertzale, asiduo de la Audiencia Nacional, donde llevó la defensa, entre otros casos, en el juicio seguido contra Jarrai-Haika-Segi. Ya fue candidato por ANV a las Juntas Generales de Álava en 2007.

Pregunta. ¿Qué ofrece Amaiur a sus votantes?

Respuesta. Amaiur va a Madrid para ser la voz de Euskal Herria. La piedra angular de nuestra intervención allí son los compromisos adoptados aquí, la defensa del derecho a decidir de Euskal Herria en todas sus vertientes, en lo económico, político y lo social. Nuestro segundo compromiso es por los derechos de los trabajadores ante la situación económica y el tercer pilar, y no los estoy jerarquizando, es contribuir a la resolución del conflicto político y dar salida a las consecuencias que ha generado el conflicto. Amaiur reivindica un cambio del modelo capitalista actual. Y pedir un marco vasco de relaciones laborales y protección social va a ser una de nuestras banderas.

"Las víctimas es un tema especialmente delicado y queda mucho por hacer"
Más información
"Nadie sabe lo que quiere hacer Amaiur"

P. El PNV incide en que nadie sabe qué quieren hacer ante los retos económicos.

R. Quien diga que solo iremos a pedir la independencia está haciendo oídos sordos. El cambio de modelo que pedimos supone una ruptura con el que mantienen PP, PNV y PSOE.

P. ¿Qué le diría a un militante de la izquierda abertzale contrario a hacer política en Madrid?

R. Nuestra piedra angular es la autodeterminación. Nuestra labor en Madrid, por principio ideológico, es para que en el futuro no tengamos que ir. No vamos a hacer una participación normalizada, pero sí eficaz. Queremos confrontar ideas.

P. ¿Si consiguen representantes en Navarra y Euskadi, quien tendría la última palabra si hubiese divergencias entre diputados de cada territorio?

R. Amaiur piensa que Nafarroa, las otras tres provincias y las de Iparralde conforman un mismo ámbito de decisión, una nación. También partimos de cuál es el actual marco legal. En los últimos años se ha ido constatando que hay que tener en cuenta la voluntad de los navarros y el resto de provincias. Aunque nuestro planteamiento es que haya un sujeto politico, otra cuestión es cómo llegar a eso.

P. ¿Se sentiría cómodo en un Estado federal?

R. A titulo personal, yo soy independentista.

P. ¿Y cuál es la última parada de la independencia?

R. Un Estado soberano que no dependiera de ningún otro estado y capaz de tomar decisiones en todos los ámbitos. La última parada para mí sería Iruña capital.

P. ¿A título personal, cuándo cree que la violencia de ETA dejó de tener sentido?

R. Lo que Iker piense a título personal poco importa. Lo interesante es que la situación política en la que estamos es una situación que no habíamos vivido antes. Hay que analizar por qué se llega aquí, quién es el que ha dado los pasos. Y mirar para adelante.

P. La revisión crítica del pasado y el reconocimiento del daño causado por ETA no llega.

R. Hay sectores que siguen planteando debates sobre el pasado cuando lo que tenemos enfrente es la necesidad de abordar el futuro en positivo. Eso exige mucho trabajo. A partir de ahí, analizar el pasado seguramente corresponde más donde corresponde. Hay que tener una visión que permita la resolución del conflicto. Se podría abrir un debate sobre muchas cosas, fundamentalmente sobre la resolución. Pero hacerlo de forma pública en los términos que piden algunos, sinceramente no aporta nada. Hay que hacerlo con delicadeza, exige gente profesional, mucha discreción. Tenemos que ser conscientes de que en este pueblo ha habido muchas realidades, algunas ni siguiera reconocidas. Y unos a otros pueden achacar exigencias de pronunciamientos, en un sentido, en otro. El objetivo es tener éxito, y entiendo el éxito como un escenario de convivencia y reconciliación. Eso necesita discreción, responsabilidad política pero tratada con discreción. Y sospecho que hay algunos que pretenden airear este tipo de debates, que generan más crispación y tensión con un objetivo politico claro: no abordar la realidad que ha generado el conflicto político.

P. ¿Cuando la izquierda abertzale, liderada por Otegi, Etxeberria y Díez Usabiaga, opta por las vías políticas, eso no es reconocer implícitamente que antes optaba también por la militar?

R. Eso habría que preguntárselo a ellos.

P. Se lo pregunto a usted como miembro de la coalición que les representa.

R. Yo represento a Amaiur.

P. ¿Usted alguna vez pensó que la estrategia politico-militar era el camino a seguir?

R. Me pregunta sobre lo que hicieron otros y sobre lo que hicieron otros tendrán que responder otros. Sobre lo que pienso yo de la estrategia politico-militar, en el contexto en el que estoy, tengo que responder como candidato de Amaiur, que se ha postulado claramente por la Declaración de Gernika y la Conferencia de Aiete.

P. ¿Un etarra al que le explota una bomba en un atentado es una víctima del conflicto?

R. No quiero especular ni profundizar. El planteamiento a ese respecto, con el tema de las víctimas es especialmente delicado y queda mucho trabajo por hacer. Me remito a lo que he planteado.

P. ¿Poner en el origen de todo el conflicto político no supone restar la responsabilidad individual? La justicia se basa en que cada uno es responsable de sus actos.

R. No.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS