Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro | El miedo al 'corralito'

Los griegos sacan el dinero de los bancos por miedo

El temor a la salida del euro provoca la fuga de 5.000 millones en una semana

No se ven colas ante las oficinas de los bancos de Atenas estos días. El pánico al corralito que sufrieron los argentinos hace 10 años, cuando el país suspendió pagos y dejó de respetar la igualdad entre el peso y el dólar, no ha llegado tan lejos. Sin embargo, durante esta semana pasada en la que Grecia ha estado caminando por encima del alambre, en la que la quiebra y la salida del euro dejaban de ser un escenario improbable, el miedo se ha hecho palpable. Los griegos han retirado en la última semana unos 5.000 millones de euros de sus cuentas bancarias, aproximadamente un 3% del total de los depósitos, según informaron fuentes de la banca.

El aluvión de peticiones comenzó el lunes 31 de octubre, cuando el primer ministro, Yorgos Papandreu, lanzó el órdago -luego retirado- de someter a un referéndum el nuevo plan de rescate financiero, lo que ponía en peligro el salvamento.

"No es tanto miedo a un corralito, pero mucha gente temía que el sistema se quedara parado unos días y no tuviese dinero en casa para ir tirando, por eso la gente y las empresas tomaban liquidez, para poder atender pagos", explica Carmen Lozano, una empresaria española instalada en Grecia desde hace 30 años.

Otro empresario griego recuerda que los depósitos están garantizados en Grecia hasta los 100.000 euros, con lo que las personas que cuentan con más de eso han repartido riesgos. Además, advierte, "muchas familias están retirando depósitos porque están teniendo que acudir a ellos para pagar los gastos, las rentas están cayendo tanto en esta crisis que se están merendando los ahorros".

Los depósitos, en resumen, llevan dos años en caída libre, desde que comenzó la crisis de deuda soberana. Grandes, pequeñas y medianas fortunas que han sacado el dinero del país, empresas que retiran el dinero de los bancos por los avisos del Gobierno griego de que iba a aplicar mano dura contra la economía sumergida y familias que han tomado sus ahorros y los han puesto bajo el colchón. Pero la semana pasada se dispararon las alarmas.

"Mucha gente sacó su dinero de los bancos el jueves y el viernes y los furgones tuvieron algunos momentos de apuro para suministrar el efectivo necesario", señaló un responsable bancario en declaraciones a Reuters. "Hemos llegado a un punto en el que los clientes piden hasta 600.000 y 700.000 euros en efectivo para llevárselo a casa. Increíble", reconoció otro responsable bancario.

En este escenario, el gobernador del Banco de Grecia, George Provopoulos, pide a los partidos políticos que formen ya un Ejecutivo que haga posible el rescate financiero y despeje las dudas. "La incertidumbre está causando daños a la economía y al sistema bancario". Desde enero de 2010 se ha reducido en más de un 21% el total de los depósitos de los bancos griegos, que dependen cada vez más del BCE para mantener su liquidez. En septiembre quedaban unos 183.200 millones en las cuentas de los bancos, pero todo apunta a que esta cantidad mermará aún más en octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2011