Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama desoye la petición popular para legalizar la marihuana

151.400 personas habían solicitado que se igualara el cannabis al alcohol - La fiscalía perseguirá el comercio de la droga si no existe un uso médico

La Casa Blanca ha rechazado la petición más popular en una reciente campaña de consulta ciudadana en Estados Unidos. 151.400 personas pidieron al Ejecutivo que legalice la marihuana, algo a lo que este se ha negado. Existe en EE UU un clamor a favor de la legalización, tal y como demuestra una reciente encuesta de Gallup, que mantiene que un 50% de los norteamericanos, 153 millones de personas, apoyarían a Washington si tomara esa medida porque la consideran crucial, sobre todo, para reducir el crimen en la Frontera con México. El Gobierno, sin embargo, afirma que hará que se cumpla una ley de 1970 que prohíbe su venta. Además, la fiscalía ha advertido de que perseguirá a los dispensarios médicos que vendan cannabis a personas que no lo necesiten.

En California hay más dispensarios de la planta que McDonald's

En EE UU la venta de marihuana medicinal es legal en 16 Estados. El primero en aprobarlo fue California, en 1996. La petición a la que ha respondido la Casa Blanca solicita que el cannabis "se regule de un modo similar al alcohol". El gran cambio en la percepción pública en los años recientes no ha provocado, sin embargo, un cambio en la postura del Gobierno. Gil Kerlikowske, director de la Oficina de Política para el Control Nacional de Drogas, ha respondido por escrito a esa solicitud. "El uso de marihuana viene acompañado de adicciones, enfermedades respiratorias y deficiencias cognitivas". "No es una droga benigna".

La mayoría de la población disiente. En un año, el apoyo público a la legalización total de la marihuana en EE UU ha aumentado en cuatro puntos, según la última encuesta de Gallup. Está ahora en el 50%. Cuando Gallup comenzó a preguntar sobre el asunto, en 1969, ese apoyo era solo del 12%. Los que más partidarios son de su legalización son los que se definen como progresistas (en un 69%) y los hombres y mujeres de entre 18 y 29 años (en un 62%). La encuesta se realizó, vía telefónica, a 1.005 ciudadanos.

"Hay un motivo principal para ese cambio de percepción en la opinión pública", explica Morgan Fox, portavoz del Proyecto de Política de Marihuana, que, desde Washington, defiende la legalización. "Los votantes más mayores, que estuvieron expuestos a la propaganda contra la marihuana que fue muy común entre los años treinta y ochenta del siglo pasado, comienzan a abandonar la masa de votantes, y les sustituyen electores más jóvenes que, como han tenido una experiencia más directa con la marihuana, no creen aquellas exageraciones".

Los jóvenes de EE UU no son ajenos al cannabis. Según el último Informe Nacional sobre el Uso de Drogas, un 7,4% de los menores entre 12 y 17 años consume marihuana habitualmente. Ese porcentaje aumenta hasta el 18,5% en personas de entre 18 y 25 años. La edad media en que una persona fuma cannabis por primera vez es los 18,4 años. Los médicos de EE UU diagnosticaron en 2010 a 4,5 millones de personas como dependientes de la marihuana, el mayor número de todas las drogas.

Diversas encuestas, como una de 2010 del centro de estudios Pew, sitúan el apoyo a la legalización nacional de la marihuana para usos médicos en cotas cercanas al 75%. De momento, solo 16 Estados lo han hecho. El requisito principal es que el dispensario opere sin ánimo de lucro. Esas medidas, sin embargo, contradicen una norma federal, de 1970, titulada Ley de Sustancias Controladas, que prohíbe la venta de marihuana en el país. A su llegada a la Casa Blanca, Barack Obama dijo que no perseguiría la venta médica. Pero en las pasadas semanas, diversos fiscales públicos han anunciado que cerrarán numerosos dispensarios de California a los que acusan de ser distribuidores de droga disfrazados de farmacias.

Hay en California unos 2.100 dispensarios de marihuana. Hay más que establecimientos de las cadenas McDonald's o Starbucks. "Eso no es lo que los votantes de California autorizaron", dijo el fiscal de distrito de Los Ángeles, André Birotte Jr., en una conferencia de prensa el siete de octubre. "Las operaciones que obtengan beneficios de la venta de marihuana son ilegales tanto bajo la ley federal como bajo la ley de California". Birotte añadió que muchos de esos dispensarios son más bien supermercados de droga, donde se puede probar la mercancía sin acreditar enfermedad alguna.

Negocio feraz

- La mayoría de la marihuana que se consume en EE UU procede de México.

- El 60% de los ingresos de los carteles mexicanos proviene de la venta de marihuana en EE UU.

- México cultiva 12.000 hectáreas de cannabis al año.

- Cada kilo cuesta unos 100 euros de producir y se vende por una media de 8.500 euros.

- En 2010, las autoridades norteamericanas se incautaron de 1,8 millones de kilos de marihuana.

- De ellos, 1,5 millones de kilos habían entrado en EE UU por la frontera con México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2011

Más información