Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENRED@S ELECTORALES | ELECCIONES 2011 | Voces en campaña

Halloween 'attack'

Ver a Alfredo Pérez Rubalcaba en la web oficial de campaña con colmillos y con un parche de pirata a pocas horas de la noche de Halloween es una imagen imborrable. Al candidato del PSOE se la han jugado unos hackers, esos tipos con gafa de pasta y manchas de pizza en la camiseta que se dedican a entrar en los ordenadores ajenos en lugar de ver Sálvame o la Liga BBVA como hace la gente de bien.

Me consta que en el PSOE andan locos buscando al intruso que les obligó a interrumpir durante unas horas la web. No se fían en absoluto de que el autor sea Anonymous, el grupo de activistas internacional que presuntamente se atribuía la autoría. Bajo el símbolo de la máscara de Vendetta, estos simpáticos muchachotes han montado unos saraos de impresión, tirando abajo las webs de instituciones tan venerables como la SGAE o el Ministerio de Cultura.

A los del PSOE les preocupa que su candidato quede a la altura del exmandamás de la Sociedad de Autores, Teddy Bautista, considerado el Belcebú de la comunidad internauta. Y se han puesto manos a la obra para destapar a los verdaderos culpables. La alusión al 11-M utilizando un titular de El Mundo ha dirigido la pituitaria de los socialistas hacia los ultras. La ultraderecha viene a ser al PSOE lo que los judeomasones eran para el régimen del aguilucho. Los ven en todas partes. Desde los que les critican cuando congelan las pensiones a los que les ponen a caldo cuando prometen que las subirán si siguen gobernando. Si hiciéramos caso al PSOE, habría más ultraderechistas en España que políticos de la Transición en el Mayo del 68.

Pero Rajoy tampoco se ha librado de Halloween. El candidato del PP se las prometía muy felices el día que iba a presentar su anhelado programa. No contaba con que le iban a agriar la jornada los centenares de clones que han colgado la foto oficial de Rajoy en su perfil de Twitter, tuneada en muchos casos, y con mensajes poco ejemplares. "¡Ay pijitas que me seguís en twitter, apoyadme, qué bien insultáis al progrerío, qué orgullo de una España Como Dios Manda!"

Los chicos de campaña del PP también han intentado parar el #avatarmariano mandando un tuit conminatorio a los suplantadores. "Cambie la foto de su perfil. Gracias de antemano". Los clones se han multiplicado y han arreciado sus puyas.

No creo que los ataques a Rubalcaba y a Rajoy sean obra de ultras. Y combatirlos a porrazos solo alimenta la inquina. En Internet las normas no las ponen los políticos. Aquí sí hay preguntas. Y a veces respuestas. Si encima es noche de Halloween, que se vayan preparando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011