Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olot suspende el apagón de semáforos por la noche tras el atropello mortal de una niña

El accidente ocurrió de día, pero el Ayuntamiento replanteará la medida de ahorro

El atropello mortal de una niña de siete años ayer por la mañana ha llevado al Ayuntamiento de Olot a suspender la polémica decisión de apagar los semáforos por la noche para ahorrar. La "consternación" de la población tras el primer siniestro después del anuncio de la medida -que no había entrado en vigor todavía- es la causa por la que el Consistorio ha tomado esta decisión, a pesar de que el suceso se ha producido por la mañana y en una zona sin semáforos.

La suspensión es "temporal", declaró un portavoz del alcalde, Josep Maria Corominas (CiU). El equipo de gobierno se reunirá con la oposición para evaluar si hay consenso para seguir adelante con la medida, aunque el alcalde insistió ayer en que está convencido de la eficacia y el escaso riesgo que entraña la decisión.

Olot anunció el pasado martes su intención de apagar los semáforos entre las diez de la noche y las seis de la mañana todos los días entre domingo y jueves, excepto vísperas de festivo. Con esta decisión el Consistorio pretendía ahorrar unos 6.000 euros al año en la factura eléctrica, que alcanza el millón de euros. El equipo de gobierno justificó la suspensión por el "debate" generado en los medios de comunicación. "El atropello no ha tenido nada que ver, pero la opinión pública lo relacionará con la medida de apagar los semáforos", justificó un portavoz.

El atropello mortal se produjo alrededor de las diez de la mañana cuando la niña cruzaba un paso de peatones acompañada de otro menor. El siniestro ocurrió a la altura del número 68 de la carretera de la Canya. El conductor del turismo, de 19 años, dio negativo en las pruebas de alcoholemia, informó un portavoz municipal. La policía local de Olot investiga las causas del accidente, ocurrido en un tramo de dos carriles con buena visibilidad a la entrada de la ciudad.

El alcalde tomó la decisión de apagar los semáforos de noche (salvo los que regulan el tráfico en una plaza de la localidad) tras determinar que la circulación nocturna entre domingo y jueves no supera los 12 vehículos por hora. El equipo de gobierno considera que el riesgo de que se produzca un accidente en esta población de 30.000 habitantes es mínimo y que es suficiente que los conductores se guíen por "el sentido común, las señales y las normas de prioridad".

La medida tendría que haber entrado en vigor en la noche del domingo, pero el Ayuntamiento decidió retrasarla debido a la mayor afluencia de visitantes estos días por el puente de Todos los Santos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011