Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La segunda vida del arte

Una muestra reúne 40 serigrafías de Usoa Zumeta sobre el trabajo de otros autores - Las piezas se exponen en una galería donostiarra

Usoa Zumeta (Usurbil, 1969) revive en la muestra Obra Gráfica el universo de Néstor Basterretxea, Juan Luis Goenaga, Koldobika Jauregi, Juan Chillida, Elena Asins -último premio Nacional de Artes Plásticas- José Luis Zumeta, su propio padre... La artista ha creado a partir de las diversas obras de autores vascos o relacionados con Euskadi una serie de litografías que se exponen hasta el 26 de noviembre en la galería Ekain Arte Lanak de San Sebastián. Los 40 trabajos, realizados en los dos últimos años, han nacido de la colaboración de la estampista y el resto de autores, a través de los encargos directos de los artistas o de la respuesta de éstos a los requerimientos de Zumeta.

La artista ha trabajado con Basterretxea, Goenaga, Chillida o Asins

Zumeta ha creado en los dos últimos años todas las piezas expuestas

"La técnica de la serigrafía es muy laboriosa y minuciosa", advierte, Rita Unzurrunzaga, responsable de Ekain. Zumeta consigue con la técnica, por ejemplo, dotar de una segunda vida a esculturas de Íñigo Arregi o de la propia Asins, con Canon 20, dos piezas (negativo y positivo) que recrean la obra de la escultora madrileña instalada en el malecón de Zarautz.

"Mis esculturas se caracterizan por el empleo de planos", explica Arregi y la serigrafía "refleja muy bien el concepto de mi escultura pasada a la obra gráfica. Es un concepto muy unido a mi obra". Para trasladar, por ejemplo, una pieza en tres dimensiones a las dos dimensiones, Zumeta se sirve en el caso de Arregi de un dibujo realizado por el propio autor. Entonces comienza la labor de la estampista, la de la seda tensada en un bastidor, la utilización de planchas, una para cada color, tantos como lo requiera la obra original y el perceptivo paréntesis de secado entre capa y capa. Pero la mano de Zumeta va más allá al crear, por ejemplo, texturas y relieves con los colores o al recrear el hierro a medio oxidar.

"Es una creación al 100%". Arregi no duda a la hora de atribuir valor y reconocimiento a las obras de Zumeta, licenciada en Bellas Artes por la UPV y formada en la serigrafía en Arteleku. "Aunque se trabaje de forma conjunta, el valor de la estampadora es indudable. Es una especie de simbiosis", reconoce Arregi. El escultor no es el único de los artistas con los que ha trabajado Zumeta que piropea la labor de la estampadora. Unzurrunzaga recuerda que en más de una ocasión Basterretxea le ha elogiado con un "has superado el original".

Los artistas José Antonio Sistiaga, Judas Arrieta, Blami, Miguel Balliache y Hugh McCarthy, todos expuestos en Obra Gráfica, cierran la lista de colaboraciones de Zumeta. La exposición además se completa con el libro Ay Corazón. El volumen contiene 36 obras serigrafiadas, diez a doble página, de Zumeta padre y editadas por su hija. Las imágenes se acompañan de fragmentos de textos extraídos de la revista El globo rojo, una publicación escrita por los internos del psiquiátrico de Santa Águeda (Mondragón) en los años ochenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de octubre de 2011