Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu acusa al PNV de "hipotecar" los recursos de Gipuzkoa más de 20 años

La coalición critica la "escandalosa" situación de la sociedad foral Bidegi

La política de inversiones en infraestructuras viarias de Gipuzkoa, después de que Bildu haya decidido replantearse la construcción de 25 carreteras que estaban previstas hasta 2015, toma el rumbo de convertirse en un nuevo culebrón, otra materia para la polémica en las Juntas Generales. La diputada de Movilidad y Transporte Público, Larraitz Ugarte, compareció ayer en esta Cámara para trasladar a los grupos políticos la "escandalosa" situación que la actual Diputación ha descubierto en la sociedad pública Bidegi -gestiona las autopistas de Gipuzkoa-, que acumula una deuda financiera de 900 millones de euros e "hipoteca hasta el año 2032" los recursos económicos del Ejecutivo foral.

Ugarte: "Parece que la anterior Diputación estuvo jugando al golf"

Las constructoras ven con malestar la paralización de 25 nuevas carreteras

Bidegi "depende de los bancos", sentenció Ugarte tras explicar que la compañía contrató un préstamo de 500 millones con el Banco Europeo de Inversiones y recientemente, en abril pasado -un mes antes de las elecciones-, otros 395,8 millones con entidades comerciales, figurando en ambos casos la Diputación guipuzcoana como avalista. La devolución de dichos créditos está sujeta a los ingresos previstos por los peajes que se cobran en la AP^-8 y la AP-1. La diputada advirtió de que el contrato no se está cumpliendo desde el primer año de vigencia, dado que este año se van a recaudar 107 millones en lugar de los 110 presupuestados, lo que origina "un agujero de siete millones" a la Diputación.

También recordó, como hizo el pasado martes ante los medios, que la empresa Bidelan, adjudicataria para el cobro de los peajes en las citadas autopistas, vio mejoradas las condiciones de su contrato desde 2009, de modo que Bidegi le ha tenido que aportar 12 millones de euros en dos años.

Ugarte dirigió las críticas de esta gestión al anterior ejecutivo foral, en manos del PNV y Hamaikabat: "Parece que estuvieron jugando al golf y ahora nosotros tenemos que ir con la azada tapando sus agujeros".

La juntera peneuvista Aintzane Oiarbide defendió la actuación de su partido cuando la cartera de Infraestructuras Viarias estuvo dirigida por Eneko Goia. "Las cuentas de Bidegi han sido claras", manifestó. Y añadió que entra dentro de la lógica que si ahora, a causa de la crisis económica, bajan los tráficos en las autopistas los ingresos disminuyan.

A la vista de esta situación, el gobierno de Bildu ha optado por renunciar a la construcción de la variante de Zarautz y de una rotonda en Lasarte-Oria, además de poner en cuarentena otras 23 carreteras en toda la provincia. El anterior ejecutivo las había planificado con una inversión total de 731 millones de euros.

Esta decisión no ha sentado nada bien en las constructoras. La patronal Ascongi, asegura un portavoz, considera que la medida es "contraproducente" y causará "un mayor daño a un sector que está especialmente castigado por la crisis y atraviesa momentos muy difíciles". Sin disimular su "preocupación", hasta conocer en detalle las intenciones de la Diputación, Ascongi no hará una valoración oficial. LAB, en cambio, considera que "si el dinero que se está invirtiendo en infraestructuras mastodónticas, con un coste enorme, se invirtiese en el desarrollo del sector público, en políticas reales y efectivas, se crearían muchos más puestos de trabajo, y además de calidad". Modesto Martínez, responsable territorial de UGT, opina que la administración foral "tiene que tirar de la economía en un momento en que la inversión privada está parada". "Afectará a las empresas y tendrá incidencia en el empleo, y la provincia perderá impulso", sostiene.

El PNV, diana de las críticas de la actual diputada, considera que las acusaciones de esta "no son más que una cortina de humo con la que tapar la incapacidad que tiene para gestionar el departamento" de carreteras. Este partido en Zarautz acusó a Bildu, que gobierna en esta localidad, de firmar la "sentencia de muerte" de la variante local (35 millones), que estaba pensada para "solucionar que acarrea el tráfico de la N-634" en este municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de octubre de 2011