El Consorcio del Besòs paralizará las depuradoras si la ACA no le paga

Los municipios reclaman a la Generalitat 380 millones

La situación económica de la Agencia Catalana del Agua (ACA) se está volviendo insostenible. El Gobierno catalán busca soluciones a los problemas financieros de la agencia, que acumula 1.300 millones de euros de deuda. CiU logró subir el canon del agua un 8,5%, pero la medida, recién impulsada, es todavía insuficiente. Los municipios, que soportan parte de esa deuda, han dicho basta y buscan fórmulas para poder mantener los servicios relacionados con la depuración del agua mientras esperan que se les devuelva la deuda. Las entidades municipales calculan que se les deben 380 millones de euros. La ACA mantiene que su deuda vencida es solo de 90 millones.

El Consorcio del Besòs, que gestiona 14 depuradoras del Barcelonès, Osona y las comarcas del Vallès, dijo ayer basta: si la ACA no paga pronto lo que le debe, paralizará las depuradoras que gestiona. "Tenemos una deuda, que corresponde a 11 meses, de más de nueve millones de euros, que llegará a 20 millones en 2012. Será imposible hacer frente al servicio", explicó ayer Sergi Mingote, que asumirá el próximo día 2 la presidencia del consorcio. Mingote aseveró que el organismo solo puede pagar ya a los pequeños proveedores, "para no ahogarlos", y lamentó que la ACA "prefiera pagar a las entidades financieras antes que el agua".

El organismo que presidirá Mingote ha llegado al límite y los municipios estudian fórmulas para financiar mejor los servicios que gestionan. La Federación Catalana de Municipios, que preside el socialista Manuel Bustos, plantea que parte del canon del agua sea transferido directamente a los municipios en un porcentaje, todavía por definir, que estaría por encima del 50% y que serviría para pagar la depuración del agua.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que se suma a la federación municipalista en la demanda de recibir una parte del canon, propone una solución para la deuda. La ACA debe 58 millones de euros a la AMB, que se ofrece a facilitar la devolución del montante. La institución barcelonesa, que goza de una relativa buena salud económica, ha ofrecido a la ACA la posibilidad de asumir su propia deuda (vía financiación bancaria) a cambio de que la agencia del agua se comprometa a pagar en el futuro el crédito y sus intereses derivados.

Las entidades municipalistas todavía no han recibido respuesta a sus demandas. La ACA prevé devolver "en la medida de lo posible" el dinero que debe, aunque prevé la refinanciación de parte de su deuda -como propone la AMB-, si persiste su situación financiera. Bustos acusó la semana pasada a Lluís Recoder, consejero de Territorio y Sostenibilidad (cartera de la que depende la ACA), de dejar de lado a los Ayuntamientos, cuyos problemas de financiación se agravan con esta deuda.

Un portavoz de la ACA desmiente que se haya ninguneado a los Consistorios y recordó que la situación de esta viene heredada por la gestión del tripartito.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción