Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marina del Port Vell será un puerto de lujo para yates de hasta 180 metros

Un grupo inversor pretende echar de las plazas de amarre a la gran mayoría de los barcos pequeños y medianos - El Puerto ve con "buenos ojos" el proyecto

Una marina cinco estrellas, con 150 plazas de amarre para yates de hasta 180 metros y que reúna a lo más selecto de los navegantes del Mediterráneo. Este es el plan que tiene el grupo inversor inglés Salamanca Investment para el Port Vell de Barcelona. La inversora es propietaria de la empresa concesionaria de la marina, ya tiene completado el proyecto, que presentó en Mónaco, y lo ha empezado a promocionar en ambientes selectos. Aunque aún carece de la autorización de la Autoridad Portuaria para realizar el proyecto, Salamanca anuncia que la nueva marina estará lista en otoño de 2012. La gran mayoría de los actuales usuarios de la marina quedarán excluidos del nuevo modelo y deberán abandonar sus actuales plazas de amarre.

Una portavoz del Puerto explicó que el proyecto de Salamanca "fue presentado hace pocos días y se está estudiando". Por tratarse de un sitio que está en el ámbito del puerto ciudad, requerirá el visto bueno del Ayuntamiento de Barcelona, que forma parte de la junta directiva. El Puerto, según la portavoz, ve con "buenos ojos" el proyecto, ya que "ayudará a potenciar la náutica recreativa en el Port Vell". El tercer teniente de alcalde y máxima autoridad municipal en urbanismo, Antoni Vives (CiU), prefiere no posicionarse hasta conocer los detalles.

La propiedad de Marina Port Vell, empresa que explota la concesión desde 1992 y la tiene hasta 2021, pasó a manos de Salamanca Investment en julio del año pasado. La empresa era propiedad de Global Vía (conformada por FCC y Caja Madrid), Nyesa Valores Corporación y el Puerto de Barcelona, titular de la concesión. Según el Financial Times, la negociación se cerró por 30 millones de euros.

Los planes para el futuro del Port Vell no han sido presentados aún en Barcelona, pero su lanzamiento se realizó en septiembre pasado en el Salón Náutico de Mónaco, uno de los eventos más importantes del sector. "Comenzaremos trabajos el 15 de noviembre, con la intención de terminar en otoño del próximo año", aseguró Martin Bellamy, director general de Salamanca Investment, durante su intervención, cuyo vídeo está en la página web de la marina del Port Vell. El calendario también está por escrito.

"Tenemos un apoyo maravilloso de la Autoridad Portuaria; ellos comparten nuestra visión. Queremos una marina de talla mundial para una ciudad de talla mundial. Tenemos que respetar Barcelona y tenemos que cuidar a las personas que han atracado allí por mucho tiempo", remató Bellamy. Desde las oficinas de la marina en Barcelona no se quiso comentar el proyecto ni cuál será el futuro de los actuales usuarios. Actualmente hay 413 plazas de amarre, la mayor parte de ellas para pequeñas embarcaciones.La comparación de los dos esquemas, el actual y el futuro, hace evidente la disminución del número de veleros de tamaño pequeño. Actualmente la marina tiene ocho pantalanes para las embarcaciones y el dibujo del proyecto solo tiene cuatro y de menor tamaño.

Según las declaraciones de Martin Bellamy, director general de Salamanca Investments, en el Salón Náutico de Mónaco, se espera que la mayor demanda sea de embarcaciones de entre 60 y 90 metros. Habrá nuevas zonas de aparcamiento, servicios de conserje "cinco estrellas", un restaurante y servicios para la tripulación. El 50% de las plazas de amarre será para vender.

Los actuales usuarios de plazas de amarre temen por su encaje en el nuevo proyecto. En una carta, firmada el 20 de septiembre, el gerente Gabriel de Sandoval les comunicó: "Como no se dispondrá de una ubicación en la marina para todas las embarcaciones, nos veremos obligados a no renovar contratos y las embarcaciones se tendrán que ubicar en otros puertos". "Muchos aficionados a la náutica no somos ricos, en el puerto también hay mucha gente que vive en sus barcos. Se llevarán por delante la vida y los negocios que muchos teníamos aquí", afirmó el dueño de una de las embarcaciones atracadas en el Port Vell, quien prefiere no revelar su nombre.

La empresa no quiso comentar el futuro de los actuales ocupantes de plazas de amarre o si entrarán en competencia por las pocas que quedarán. Tampoco se sabe si se aumentarán las tarifas.

Si, como parece, se terminara haciendo la remodelación, la zona de la Barceloneta tendría dos marinas de lujo separadas por menos de un kilómetro. La otra está proyectada en la nueva bocana del puerto, al lado del hotel W. Esta tendrá capacidad para 400 embarcaciones, 250 de ellas en un puerto seco. Aunque aún no se ha abierto la licitación, "el proyecto sigue en pie", aseguraron fuentes de la Autoridad Portuaria.

Salamanca Investment, dedicada a la consultoría, la propiedad raíz y la gestión de riesgo, carece de experiencia en el mundo náutico. A pesar de ello, Bellamy considera que la marca Barcelona es garantía suficiente de éxito. "Los barcos se están volviendo más grandes, más llamativos, y necesitan una casa. Queremos ofrecerles una buena", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de octubre de 2011