Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wikileaks deja de publicar temporalmente por su situación de asfixia financiera

Wikileaks para máquinas. Suspende la publicación de material por tiempo indefinido para centrarse en recaudar fondos con los que combatir el bloqueo financiero que la atenaza. La plataforma de filtraciones, que se financia mediante donaciones -la mayor parte, de pequeña cuantía, entre cinco y 20 dólares (entre 3,6 y 14,4 euros)- se está quedando sin reservas.

El pasado 7 de diciembre de 2010, VISA y Mastercard decidieron dejar de procesar operaciones con destino Wikileaks. Cuatro días antes lo había hecho PayPal, uno de los sistemas más populares de pago en Internet. Cinco días antes, el 28 de noviembre, se acababa de producir el Cablegate, filtración de escala global que ponía al desnudo a la diplomacia norteamericana y en la que participó EL PAÍS junto a The New York Times, The Guardian, Le Monde y Der Spiegel.

La plataforma, que recibía la mayor parte de fondos mediante transacciones en Internet, sostiene que ha dejado de ingresar el 95% de las donaciones que podría haber ingresado. Y cita a Western Union y Bank of America como corresponsables de su estado de asfixia financiera.

"La gente se está levantando en todo el mundo contra los bancos", dice Kristinn Hrafnsson, número dos de Wikileaks, en conversación telefónica desde Norfolk, Reino Unido. "Y los bancos han lanzado un ataque muy grave contra nosotros; están en posición de derribar a una organización que lucha por la transparencia. Si les dejamos que lo hagan sin ser confrontados, puede que seamos los primeros a los que les pasa esto y no los últimos".

El editor de Wikileaks, Julian Assange, anunció ayer en Londres que dejan de publicar temporalmente y lanzó la campaña de recaudación de fondos Wikileaks needs you [Wikileaks te necesita]. Calificó el bloqueo bancario de "arbitrario e ilegal". Según sus estimaciones han dejado de ingresar entre 40 y 50 millones de euros. En www.wikileaks.org/support, se detallan las distintas vías para contribuir a su causa.

La plataforma de filtraciones estima que la situación es muy grave. No pueden ser los bancos quienes decidan quién puede publicar algo y quién no.

Wikileaks y DataCell, empresa de hosting -alojamiento de webs- islandesa, han interpuesto una queja ante la Comisión Europea contra VISA y Mastercard por violación de las normas de competencia cuya resolución se espera para mediados de noviembre. Desde las oficinas centrales de VISA en Londres y desde las de Mastercard en Waterloo, Bélgica, sendas portavoces confirman que la suspensión de operaciones permanece activa y no comentan la queja interpuesta ante la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2011

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >