Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rapto de otros dos cooperantes españoles

Otro español evitó su captura al salir para llamar a su mujer

El navarro Alberto Jiménez Vallés, de la Asociación de Trabajadores y Técnicos sin Fronteras (ATTsF), se encontraba en el campamento saharaui de Rabuni (Tinduf, Argelia) en el momento en el que fueron secuestrados los tres cooperantes, y allí permanece, "afortunadamente a salvo", según relató ayer Alfonso Torres, coordinador de ATTsF. Torres explicó que los cooperantes viven juntos en unos módulos y que los secuestradores entraron en uno de ellos, en el que no estaba Jiménez, que "ha tenido la suerte de estar en el que no entraron".

El coordinador explicó que Alberto Jiménez, casado y con tres hijos y residente en la localidad de Olite, había estado cenando minutos antes con la italiana secuestrada, pero en el momento de la captura había salido del módulo para llamar a su esposa.

Torres señaló también que su compañero, al que se refirió como "una persona experimentada", ha estado en contacto con la Embajada española en todo momento. En opinión de esta organización, que lleva ocho años trabajando en el Sáhara Occidental, lo sucedido ha sido "muy grave", ya que los secuestradores "han entrado con mucha violencia en los campamentos, a tiros".

La noticia ha causado una gran conmoción en la asociación navarra, ya que "para nada" tenían la sensación de que ese era un destino peligroso. A su juicio, lo sucedido "va a suponer un antes y un después" en la cooperación en la zona, ya que si en este momento "había unas medidas de seguridad de perfil bajo, a partir de ahora serán más extremas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de octubre de 2011