Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Merkel exige más esfuerzos a España e Italia para recuperar la confianza

"España ha hecho mucho, pero probablemente tendrá que hacer más", dice

El análisis de JOSÉ IGNACIO TORREBLANCA en el Blog Café Steiner: Germanofobia | Germanofilia | Angela tiene la llave

La canciller alemana, Angela Merkel, exigió ayer a España e Italia mayores esfuerzos y nuevas reformas para reducir la deuda, un día antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) en Bruselas. "España ha hecho mucho, pero tendrá que hacer probablemente más para recuperar la confianza de los mercados", dijo Merkel durante un acto de las juventudes de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) en Braunschweig, al norte de Alemania. El Gobierno español, por boca del secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, le respondió que hará todo lo necesario para cumplir los objetivos de reducción del déficit pactados con la UE.

La líder alemana advirtió también contra una fallida quita o reestructuración parcial de la deuda griega, ya que esta medida debería evitar tanto contagios como efectos de imitación. También subrayó la necesidad de proteger y defender a otros países, además de Grecia. "Naturalmente flota en el ambiente la pregunta de a quién más habrá que prestar dinero en Europa", admitió.

La líder alemana reclama a Europa que deje de "vivir del crédito"

La UE iniciará en diciembre la reforma de los tratados europeos

"Si un ayuntamiento no tiene dinero, se le obliga a consolidar. Esta posibilidad debe darse también en Europa", declaró Merkel, quien indicó que eso no significa que Bruselas deba encargarse de elaborar los distintos presupuestos nacionales. Su idea es que solo deberían sufrir una pérdida temporal de competencias aquellos países incapaces de controlar su endeudamiento.

Pocas horas antes, Merkel había hecho un llamamiento a los socios comunitarios a dejar de "vivir del crédito", ante la crisis presupuestaria y de deuda de varios países de la zona euro. "Hay que dejar de vivir por encima de las posibilidades de uno", afirmó la canciller en Wiesbaden, en el centro del país, durante un acto de las mujeres de la CDU.

Merkel propone además nuevas medidas de control. "Necesitamos más Europa. Los países que vulneren los criterios de estabilidad deberían tener que responder ante el Tribunal de Justicia europeo", aseguró a las juventudes democristianas. Esto supone que las autoridades de la Unión puedan intervenir contundentemente contra quienes vulneren los tratados. Bruselas, según dijo, carece hoy de las herramientas necesarias para imponer las sanciones oportunas. En este sentido, la UE iniciará en diciembre la discusión para reformar sus tratados para endurecer la lucha contra el déficit público, según anunció ayer el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a los ministros comunitarios encargados de Asuntos Europeos.

Pero no solo habló de lo que tienen que hacer los demás, Merkel también advirtió de la situación de Alemania, cuya deuda "crece sin parar desde finales de los años sesenta" del siglo pasado. En lugar de reducir la deuda, los sucesivos Gobiernos solo han buscado razones para aumentar el gasto. "Ya no nos vamos a poder permitir este tipo de excusas en el futuro. Tenemos que hacer creíble que podemos recortar la deuda", aseguró.

Su coalición de Gobierno arrastra una vieja discusión sobre las rebajas fiscales que tanto democristianos (CDU/CSU) como liberales (FDP) prometieron en la campaña electoral de 2009. Los ministros de Hacienda, Wolfgang Schäuble (CDU), y de Economía, Philipp Rösler (FDP), anunciaron esta semana un acuerdo para reducir los impuestos a partir de 2013. Pero los socialcristianos bávaros de la CSU, partido hermano de la CDU en esa región, dijeron que no habían sido informados ni habían dado su aprobación al plan de los ministros. La CSU es la tercera pata de la coalición que Merkel preside desde 2009. Líderes de los tres partidos se reunieron el viernes para buscar un nuevo acuerdo, que sin embargo han tenido que posponer hasta el 6 de noviembre.

Durante el acto en Braunschweig, volvió a oponerse a que el Banco Central Europeo (BCE) se implique más en la estabilización del euro mediante la compra de deuda soberana. "No podemos decirle al BCE que imprima todo el dinero que haga falta hasta que el euro esté seguro". Según dijo Merkel, que abunda así en las posiciones del banco central alemán (Bundesbank), "los tratados europeos no lo permiten".

La canciller responde así a las presiones para que el BCE amplíe el programa de compra de bonos, en marcha desde 2010. Con sus declaraciones, Merkel se opone también a que el BCE financie la compra de bonos por parte del fondo europeo de estabilidad. El temor de la líder alemana es que si el BCE sale al paso de la crisis de deuda comprando bonos, los países más afectados no apliquen las reformas de austeridad que considera necesarias. "Esto nos haría más vulnerables a los ataques de los especuladores", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 2011