Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelado el padre de Ruth y José por detención ilegal

José Bretón es acusado también de simulación de delito - No convence su versión de lo ocurrido en el parque

El juez de instrucción José Luis Rodríguez Laínz envió ayer a la cárcel a José Bretón, padre de los pequeños desaparecidos en Córdoba el 8 de octubre. El magistrado ordenó prisión incondicional sin fianza y comunicada para Bretón, acusado de delitos de detención ilegal cualificada por desaparición de menores y simulación de delito. Esta decisión la tomó tras realizarse una recreación de lo que el padre afirma que ocurrió en el parque Cruz Conde, donde dice que los perdió. El propio Bretón, esposado y rodeado de policías, periodistas y curiosos, ofreció su versión de los hechos sobre el terreno.

Durante algo más de una hora, el padre de Ruth y José, de seis y dos años respectivamente, recorrió el parque, desde el punto donde supuestamente aparcó el vehículo. Anduvo unos pasos por el circuito de carreras que recorre esa gran área verde y se sentó en una barra metálica preparada para hacer ejercicios. Tal y como, afirma, hizo justo antes de perder a sus dos hijos. Bretón se mantuvo sereno en todo momento, ajeno a los insultos de los curiosos y el ajetreo de los periodistas. Solo en ese punto del camino torció el gesto unos instantes, emocionado. El recorrido terminó en un parque anexo, la Ciudad de los Niños. Fue allí donde, afirma, pidió ayuda a unos guardas. La tarde del 8 de octubre, una cámara de seguridad enclavada en la puerta de ese parque captó su imagen. Pero no la de sus hijos. Pasadas las dos de la tarde, concluyó la recreación de los hechos. Bretón regresó al juzgado, donde conoció la orden del juez de enviarlo a prisión. Su abogado, José María Sánchez de Puerta, piensa recurrir, fundamentando su defensa en el estado psicológico de su defendido. El letrado ya anunció esta medida antes incluso de conocer la decisión del instructor. De Puerta se había mostrado por la mañana esperanzado en que quedara en libertad. "Con las pruebas que hay ahora, sin entrar en si es autor o no, no hay motivos de base para que entre en prisión", afirmó.

El abogado definió a su defendido como "una persona callada" y "extraña"

De Puerta definió a su defendido como "una persona callada" y "extraña", al tiempo que recalcó que "tiene claros síntomas de bipolaridad, de estar en ocasiones como ido". El abogado afirmó que Bretón "ha tenido dos intentos de suicidio; uno después de servir en el Ejército en Bosnia y otro más tarde. Además, la separación de su mujer le ha afectado enormemente". El abogado recalcó que si Bretón iba a la cárcel, como finalmente ocurrió, iba a presentar un recurso y a exigir un estudio psiquiátrico con el que argumentar su inestabilidad mental. "Solo repite: 'He perdido a mis hijos, he perdido a mis hijos", afirmó Sánchez de Puerta.

El letrado apenas se ha separado de Bretón desde que el martes a las cuatro de la mañana fuese detenido, merced a un auto del juez de instrucción. "En todo este tiempo siempre ha mantenido la misma versión", sostiene el letrado. Bretón señala que el 8 de octubre recogió a los pequeños en la casa de sus abuelos, después de traerlos el día de antes de Huelva, donde viven con su madre desde que ésta decidió separarse hace un mes.

Hacia las dos de la tarde los llevó a la finca de Las Quemadillas y allí los críos jugaron mientras él quemaba pertenencias de su mujer en un rincón de la parcela. "Iba a quedar a comer con unos amigos con hijos, pero la cita se suspendió y los niños terminaron comiendo una pizza en la parcela. Llamó a su hermana para ir juntos al parque Cruz Conde, con los hijos de ambos. Su hermana corrobora este hecho". Según el defensor, Bretón mantiene que se sentó en un banco a esperar a su hermana y su cuñado mientras sus hijos jugaban esperando a sus primos. Y, entonces, los perdió.

La policía investigó ayer otras áreas de Córdoba, como una gravera cercana a la casa de los abuelos, sin encontrar a los pequeños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 2011