Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Acreditados para gobernar

En todas las empresas privadas solicitan un currículo o trayectoria profesional para desempeñar un puesto de responsabilidad; ignorar este principio puede ser causa de un gran perjuicio empresarial. Es razonable que en la gestión pública no se haga de otra manera, y exigible además que la designación para cada cargo político lo sea porque profesionalmente hayan trabajado y conozcan ese mismo sector para el que han sido designados, como también que presenten la máxima acreditación demostrando ser competentes.

Es el único modo para que quien dirige desde un cargo público sepa lo que está haciendo y la trascendencia de las decisiones tomadas. No se puede aprender economía para gobernar un país en una semana, o no se puede juguetear ni hacer chanzas con temas tan sensibles como la educación pública, que nada menos representa el futuro de los ciudadanos de una comunidad.

Necesitamos en cada puesto de responsabilidad a los profesionales acreditados más competentes en cada sector (afortunadamente existen) y no como viene sucediendo hasta ahora. Basta ya de amiguitos del alma y desígnense los cargos -sean directivos de una caja, consejeros o ministros- por su alta cualificación profesional; lo contrario significará otro poco más de ruina histórica. Ante las próximas elecciones, por favor, exhiban públicamente sus credenciales y experiencia, nos jugamos mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 2011