Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:PISTAS GASTRONÓMICAS

Cilantro y tamarindo

El recién inaugurado Lah! (del grupo Vips), dedicado a la comida del sureste asiático, es un lugar luminoso, divertido y bien decorado con visos de fast food, versión refinada. En su carta, que no sin cierta pretensión aparece rotulada por una frase llamativa, "Unexpected Restaurant" (restaurante inesperado), se superpone un escogido popurrí de platos de Camboya, Laos, Vietnam, Malasia, Singapur, Indonesia, Filipinas y Tailandia. Aparentes y bien presentados, basados en verduras, tropezones de pollo, ternera y langostinos de calidad media, alrededor de los cuales se estructuran sensaciones ácidas, aromáticas y picantes de hierbas frescas, especias, guindillas y curris. Composiciones legitimadas por Robert Danhi, reputado asesor, autor de Southeast Asian Flavors (Sabores del sureste asiático).

LAH!

María de Molina, 50. Madrid.

Teléfono: 912 75 80 31. No cierra.

A pesar de semejantes credenciales, es difícil resumir en una carta tan escueta tal cantidad de registros, que en algunos casos se adaptan de manera intencionada a los paladares occidentales. ¿Resultados? Más que satisfactorios en relación al montante de las facturas, que raramente superan los 30 euros. Están bien los bocaditos de pollo (adobo Suka de Filipinas), que se mojan en una salsa de pimienta al laurel. Convencen los rollitos de Saigón, envueltos en lechuga con langostinos y fideos a la salsa de cacahuetes y tamarindo. No desentonan las brochetas (satays) de pollo marinadas en hierbas aromáticas con salsa cremosa de cacahuete, y no da la talla como sería esperable el gaeng hew wan (Tailandia), un curri verde de verduras más picante que aromático con leche de coco y cilantro. Para beber, cervezas asiáticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 2011