Reportaje:

Salto adelante en la cirugía de colon

El hospital Clínic de Barcelona extrae por primera vez en el mundo este órgano a través del ano - La técnica abre la puerta a operaciones menos invasivas

Operarse de apendicitis sin acabar con una cicatriz abdominal como recuerdo es una posibilidad menos remota gracias a los avances técnicos en intervenciones no invasivas realizados por el equipo médico del hospital Clínic de Barcelona. El centro ha practicado la primera intervención de colon en la que se ha extraído este órgano operando a través del ano. La metodología, una cirugía menos agresiva que las intervenciones actuales, ahorra al paciente una cicatriz similar a la de una cesárea -de unos 10 centímetros de longitud- y acorta el tiempo de recuperación a cerca de la mitad, de 10 a unos cuatro días. El objetivo no es solo estético: este tipo de operaciones evitan cicatrices pero también provocan menos dolor y hemorragias.

"Es un paso adelante que marcará el futuro en la cirugía del colon y de otras extirpaciones de la zona abdominal", subrayó ayer el doctor Antonio María de Lacy, pionero en la aplicación de técnicas de cirugía no invasiva y responsable del equipo médico que realizó la intervención. En el horizonte, el Clínic aspira a aplicar técnicas similares para la extracción de la vesícula biliar, el aparato excretor y el apéndice.

El paciente, un hombre de 36 años, fue operado el pasado 13 de julio de una colitis ulcerosa grave. Se trata de una enfermedad que causa la inflamación y ulceración de la pared interior del colon, provocando diarreas con mucosidades y sangre además de un fuerte dolor, malnutrición y anemia. La intervención quirúrgica habitual practica un corte abdominal de varios centímetros para extraer el colon, pero el Clínic solo requirió de dos incisiones mínimas gracias a esta nueva técnica denominada MANOS (Cirugía a través de Orificios Naturales Asistida por Microlaparoscopia, por sus siglas en inglés): una en el ombligo, de unos cinco milímetros, para introducir una cámara en el abdomen con la que controlar la intervención; y otra en el ano para introducir y manejar el material quirúrgico. Esta zona requiere después una incisión mayor, de hasta cuatro centímetros, para retirar el colon.

El propio paciente relató que desde la intervención su calidad de vida ha mejorado visiblemente. "Antes no podía salir de casa debido al dolor y a la diarrea. Ya puedo hacer vida normal y he engordado 18 kilos", celebró.

La colitis ulcerosa afecta a unas 70.000 personas en España y requiere una intervención quirúrgica cuando el tratamiento farmacológico no surte efecto. La técnica MANOS todavía se halla en fase experimental y solo podría beneficiar al 5% de los pacientes, estimó De Lacy. "Pero en el futuro se generalizará", confió.

La técnica amplía las operaciones que pueden practicarse sin dejar cicatriz aprovechando los orificios naturales del cuerpo. Hasta el momento, se ha conseguido extraer una vesícula por la boca; el riñón y el bazo por la vagina. De Lacy también fue pionero al extraer un tumor de colon a través del ano en 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de octubre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50