Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Este hombre mete miedo a España

'Mientras duermes', de Jaume Balagueró, es el plato fuerte del festival de Sitges

Debutó hace 12 años con una de las mejores películas de la historia del cine español de terror llamada Los sin nombre; arrasó en Estados Unidos con Darkness, un taquillazo 100% patrio; firmó con su compinche Paco Plaza [REC], el inicio de una de las franquicias más celebradas del horror nacional (e internacional). Ahora, con el coraje que da saberse talentoso y con una experiencia a prueba de bombas exprime a Luis Tosar y a Marta Etura en Mientras duermes, un delicioso filme que huele a Polanski y que respira horror casi sin pretenderlo.

Son las medallas de Jaume Balagueró (1968, Lleida), un director que lleva años dando alegrías a los aficionados del género a base de incidir -con saña- en sus señas de identidad. Balagueró, un tipo campechano y sin ínfulas, es uno de los realizadores más potentes de la piel de toro, un hombre sin trampa ni cartón, tan auténtico como un buen susto: "No recuerdo la primera vez que pasé miedo. Pero sí una vez que me afectó de verdad: volvía con mi padre de Cubells, en Lleida, donde pasábamos los veranos. Íbamos en coche, yo debía tener siete u ocho años, y él me contó la historia de un matrimonio que hacía la misma ruta. De repente al hombre le dio por orinar y cuando estaba haciéndolo miró hacía arriba y vio a una mujer mayor, una bruja se supone, mirándolo desde la rama de un árbol. '¡Se le frenó la meada en seco!', decía mi padre [risas]. Eso me dio un montón de miedo".

"Mis terrores son terrenales, como la muerte de la gente que me rodea"

"Ser padre me ha cambiado como espectador, no como director"

El catalán, que el sábado estrena su nuevo filme en el festival de Sitges, tiene muy claro que sus terrores cotidianos poco tienen que ver con los clásicos: "Siempre han sido muy terrenales, como la muerte. No tanto la mía como el de las personas que me envuelven. El sufrimiento de los otros también, no de un modo obsesivo, pero sí como algo que me preocupa. El típico examen en el que no estás seguro... Ese tipo de cosas. Nada especial. Ya sabes, los miedos de la vida moderna. A nadie le dan miedo los monstruos, solo te aterran en las películas. Si un día te los encontrarás por la calle te sorprenderían y nada más".

Balagueró es un director de género, de ello hay pocas dudas, aunque cuando se le pregunta por el asunto reconoce que fue el género el que le sedujo a él y no viceversa. "La verdad es que el terror me escogió a mí. Recuerdo cuando empecé a ver Mis terrores favoritos. Siempre me había sentido atraído por el cine de género, aunque aquello me conquistó definitivamente. Todo aquel halo romántico, misterioso. ¿Una película que me marcó? Bueno, me costaría mucho, pero recuerdo una brutal llamada No profanar el sueño de los muertos, que me llevó a una dimensión que yo desconocía hasta ese momento. También títulos como Maniac o Zombie... maravillosos". Sin embargo, el realizador también reconoce que no solo de terror vive el hombre cuando se le inquiere por sus inicios en el séptimo arte: "Empecé a hacer cine por nombres como David Lynch o David Cronenberg, aunque también puedo citar a Wim Wenders o Alain Tanner. Todos ellos me han incitado a hacer cine de alguna u otra manera". Tampoco duda cuando habla de su primera muesca en el rifle: "Recuerdo cuando hice Los sin nombre porque fui muy curioso: estaba en la librería Gigamesh de Barcelona, vi el libro, lo giré para leer la contraportada y leí lo de una niña que después de cinco años desaparecida llama a su madre y le pide que vaya a buscarla. Allí dije: 'Tío, esta es la historia, y ni siquiera había leído el libro'. Pensé, joder, esto es fascinante. Ahí empieza mi aventura con el cine de género y ahí es -seguramente- donde decidí que quería seguir haciendo con películas de terror".

El director vuelve ahora a los territorios del miedo más atávico con Mientras duermes, una película de atmósfera turbia que poco tiene que ver con el currículo de Balagueró. En el filme, Tosar interpreta a un portero con alma negra que quiere hacer la vida imposible a su inquilina, interpretada por Marta Etura. "Esta es una película con muchos mecanismos, en la que una pieza mueve a otra. Es una obra fruto de la experiencia porque con cada película aprendes. No sé si es la obra de un director maduro: sigo explorando, eso debe quedar claro porque siempre exploras. Además, esta película se plantea como un juego con el espectador, para que este interactúe con la trama y esto era bastante complicado... Al mismo tiempo es una película mucho más cerebral e intuitiva con un objetivo muy claro y para que todo funcione la maquinaria debe moverse en una dirección muy concreta".

Antes de irse al director le da tiempo a reconocer otro giro fundamental en su vida: "Ser padre me ha cambiado más como espectador que como director: por ejemplo, no he visto A serbian film, no me apetece. No la critico, es que no me apetece verla. La otra es Anticristo porque, simplemente, me da miedo verla. Hace cinco años en cambio las hubiera visto encantado de la vida".

Citas ineludibles del certamen de cine fantástico

- Eva. Inauguró el certamen la película del debutante (aunque no lo parezca) Kike Maíllo que triunfó en Venecia.

Un magnífico filme de ciencia-ficción con matiz dramático, protagonizado por Daniel Brühl y Marta Etura. Mención especial para Lluís Homar en uno de sus mejores papeles hasta la fecha.

- Mientras duermes. Lo último de Jaume Balagueró es su mejor filme hasta la fecha. Thriller con claustrofobia a tutiplén que cuenta con un Luis Tosar espectacular y una Marta Etura (en Sitges por partida doble, y en todo sale bien parada) a todo trapo.

- Attack the block. La combinación imposible de Independence day y Perros callejeros en un barrio de Londres invadido por extraterrestres que no saben dónde se meten. El director Joe Cornish ha arrasado en medio mundo con la propuesta.

- Drive. Adaptación de la brutal novela de James Sallis, con Ryan Gosling como un conductor de fugas de atracos que hace lo que le piden... hasta que se harta.

- Jane Eyre. Un relato de claroscuros, adaptación de la novela de Charlotte Brontë con dos actores de alta graduación: Mia Wasikowska y Michael Fassbender.

- The thing. Uno de los grandes enigmas del festival, la precuela del clásico de John Carpenter a manos

del debutante Matthijs van Heijningen Jr. Un reto solo a la altura de los muy valientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 2011

Más información