Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP salva al Gobierno de rehacer la ley de medios

A última hora, el Partido Popular (PP) salvó ayer al Gobierno de Convergència i Unió (CiU) de una severa derrota parlamentaria. La abstención del PP a las enmiendas a la totalidad presentada por Partit dels Socialistes, Esquerra e Iniciativa permitió que avanzara en el Parlament la ley de medios, que sirve para reformar la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) y del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC). Si el PP hubiera votado a favor de la enmienda, el Gobierno tendría que haber rehecho la ley.

La reforma, la quinta que se desprende de la antigua ley ómnibus, reduce el número de consejeros de los medios (de 12 a 5 en el caso de la CCMA y de 10 a 5 en caso del CAC), y elimina la figura del director general de la corporación. La oposición teme que este recorte derive en un control gubernamental de los medios públicos. Con cinco consejeros, CiU pretende tener mayoría absoluta en los órganos directivos del CAC y la CCMA.

El PP forzó hasta última hora al Gobierno para lograr su propósito: reducir los presupuestos de los medios públicos y aumentar su presencia. Estos objetivos, que consagran un cambio de modelo, se concretarán en la ponencia que debe redactar la ley. La diputada del PP Marisa Xandri defendió la abstención, denunciando que los medios magnifican el nacionalismo y el mal estado de las cuentas de la CCMA.

La vicepresidenta Joana Ortega prefirió omitir el cambio de modelo que persigue el PP y se centró en aludir a la austeridad que se impone en el gobierno de los medios con los cambios en la CCMA y el CAC. La oposición no transigió: PSC, ERC e ICV denunciaron que el Ejecutivo ha abandonado el consenso y que pretende controlar TV-3. "Ustedes, cuando cambiamos la ley anteriormente, nos pidieron ampliar la dirección a 12 consejeros. Ahora lo reducen a 5 para tener la mayoría", resumió el socialista Joan Ferran.

Carta de Nadal a Mas

El PSC se mostró muy molesto por el pacto del PP con CiU. Socialistas y nacionalistas firmaron, en el acuerdo que invistió Artur Mas como presidente, un pacto para que cualquier reforma de la CCMA se hiciera con el consenso de ambos. El líder parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, envió una carta a Mas en la que mostraba su malestar por la rotura del consenso. Pese al enfado, Nadal está dispuesto a reunirse con el presidente para abordar las relaciones entre ambos partidos, aunque reclamó que sea Mas quien le convoque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 2011