Cartas al director
i

Por la libertad de culto en Irán

No salgo de mi asombro tras leer que el pastor cristiano Youcef Nadarkhani, ciudadano iraní, podría ser condenado a muerte por las autoridades del reaccionario régimen de los ayatolás. No menos estupefacto me deja la noticia de que unos 300 cristianos han sido encarcelados bajo el mismo criterio -la insumisión religiosa, la libertad de culto- desde el año pasado. Así es. Quien pensó antaño que la revolución del ayatolá Jomeini podría implantar la paz y la equidad en un país bañado históricamente en sangre, estaba equivocado. Nos han brindado un Irán que ha substituido a la dinastía de los Pahlevi, perseguidores de los mullahs que acabaron con las mezquitas y con cualquier otro símbolo islámico, por un régimen que oprime esgrimiendo la religión islámica como ley y pretexto, a aquellos que no comulgan con el culto principal. Cambian los actores, persiste la función. Solo un elemento permanece inalterable: nadie hace nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de octubre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50