Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Iturriaga: "La cocina se estaba sacralizando demasiado"

El autor reúne en un libro recetas de su blog gastronómico

El periodista Mikel López Iturriaga (Bilbao, 1967) ha reunido en un libro 150 recetas a partir de las que viene publicando en El Comidista, el blog sobre cocina y gastronomía de ELPAIS.COM, junto a varias más de su anterior blog, Ondakín. El cocinero David de Jorge presenta hoy (12.00, carpa del Arenal) Las recetas de El Comidista (Plaza y Janés) dentro de los actos del festival La Risa de Bilbao. Y es que el humor juega un notable papel en un libro con secciones tituladas Expoliando a la familia, Para ti, que eres pobre o Pija por un día, en las propias presentaciones de los platos o en las precisiones sobre su dificultad: "Bajo cero", "Para bobos" o "Para negaciones humanas".

"De alguna manera he usado el humor para quitarle trascendencia al hecho de cocinar, quitarle todo ese boato que tiene la comida" en la actualidad, apunta López Iturriaga. En su opinión, "la cocina en los últimos tiempos se estaba sacralizando demasiado", tanto por el boom de los grandes cocineros como por el esnobismo que rodea a esos "grandes restaurantes que luego vas y no comes tan bien como te han vendido". Un esnobismo del que "quizá los cocineros no han sido tan culpables, sino la proyección que han tenido en los medios sus propuestas".

Todo ello ha ido convirtiendo la cocina y su imagen en "algo sagrado", incide el autor del blog, quien también ha trabajado como periodista musical en medios como EL PAÍS o Canal +, lo que se nota en el libro: cada receta está acompañada por una recomendación de música pop.

Así, frente a quienes defienden la cocina y la gastronomía como algo para iniciados, "que tienes que hacer platos complicadísimos, porque eso es lo que está de moda", López Iturriaga se sitúa "un poco justo en la tendencia contraria: transmitir que la cocina es algo fácil, divertido, que te lo pasas bien haciéndolo". Junto a ello, reivindica la cocina tradicional -"sin ser tampoco un talibán, ni muchísimo menos"- en tanto en cuanto queda vinculada a la memoria.

Muchas de las recetas han sido modificadas antes de su publicación en libro con las aportaciones y comentarios que han hecho los lectores del blog. "Algunas veces me he dado cuenta de que lo que la gente me decía era mejor de lo que yo había hecho. Luego lo he probado y he comprobado que era si", apunta el autor. "El libro es otro soporte que en un momento dado puede ser un poco más práctico de lo que es Internet, más cómodo de mirar cuando no tienes muy claro lo que quieres", abunda.

Los criterios de selección de platos han resultado sencillos: "Las recetas que más me gustaban", sonríe. "No ha habido otro criterio, junto a las que resultaban mejor y tenían más posibilidades de llevarlas a buen puerto".

Y para quien, pese a todo, no logre que el plato que el libro le propone cuaje, López Iturriaga destaca que "fracasar es una forma de aprender. Fracasar no te debe llevar al desánimo". Y añade: "Hay una norma en la cocina y es que la segunda vez sale mejor; se cumple en el 99% de las ocasiones". Lo importante con los fracasos, concluye, es saber analizarlos e intentar saber dónde ha estado el fallo, lo que no siempre resulta fácil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2011