Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una concejal de PxC en El Vendrell debe casi 4.000 euros en tasas y facturas

La edil acumula impagos desde 2005 por recibos de agua, basuras y el IBI

En El Vendrell (Tarragona) gobiernan en coalición Convergència i Unió (CiU), el PSC, el PP y los independientes de Junts pel Vendrell. Tras muchas negociaciones, la coalición se creó en parte para aislar a la xenófoba Plataforma per Catalunya (PxC), que obtuvo cinco concejales en las pasadas elecciones municipales. Tras quedar recluidos en la oposición, en los plenos los ediles de la formación se han caracterizado por culpar al equipo de gobierno municipal de la situación económica del Consistorio. La regidora Araceli Bundó Hernández se distingue especialmente por ser la más combativa con el estado de las arcas municipales. Bundó se presentó como número dos en El Vendrell de la formación creada por el ultraderechista Josep Anglada.

Sin embargo, según ha podido saber EL PAÍS, Bundó acumula impuestos y facturas sin pagar al Consistorio desde 2005 por un importe de 3.808,33 euros. Esta cantidad corresponde a recibos atrasados del impuesto de bienes inmuebles (IBI) y facturas de agua, recogida de basura, impuesto de circulación e incluso de la escuela de música. Muchos de estos impagos están reflejados en el Boletín Oficial de la Provincia de Tarragona (BOPT).

El 14 de julio de 2005, Bundó ya debía 231,05 euros de una factura de agua; en diciembre de 2006, la edil dejó sin pagar otra factura de 600,27 euros, y en junio de 2008, una de casi 700 euros que nunca ingresó en la cuenta corriente del Ayuntamiento. En agosto de 2009, el BOPT publicó tres facturas sin pagar que suman 400 euros, y en diciembre de 2010, cuando Bundó ya estaba ligada a PxC, otra de 55,85 euros.Cuando difundió su currículo, la regidora del partido de discurso xenófobo reflejó que es vicepresidenta del Casal Familiar, secretaria del Foment Sardanista Vendrellenc y monitora sardanista de niños en edad escolar. Además, en 2005, según explicaba, ganó un concurso de mejor secretaria de España. En el pasado mandato trabajó durante seis meses en el Ayuntamiento de El Vendrell gracias a un plan de ocupación, pese que en 2010 dejara sin pagar a la escuela de música 567,93 euros. Precisamente cuando la Generalitat anunció el pasado verano que los recortes llegarían a las escuelas municipales de música, Bundó cargó contra el Consistorio. "Queremos denunciar que estos recortes se han hecho con nocturnidad y alevosía, cuando la escuela está cerrada. Animamos a la movilización de todas las partes", dijo durante una rueda de prensa, y pidió explicaciones al equipo de gobierno por los recortes en el presupuesto.

Bundó, que cobra un sueldo de regidora, reconoce la deuda y afirma que ha estado en paro más de dos años y medio. "Durante ese tiempo no he podido pagar nada, mi marido era autónomo y también ha estado más de dos años trabajando sin cobrar. Tengo dos hijos y tenía que sacar la casa adelante", afirma.

Explica que tiene un reconocimiento de deuda firmado y un pacto con el Ayuntamiento por el que pagará la deuda acumulada en 12 meses. "Pagué en diciembre de 2010 y este enero, pero después estuve varios meses sin poder devolver nada, ahora voy a ingresar poco a poco al Ayuntamiento 330 euros al mes. No me escondo", dice la edil.

No es la primera vez que los miembros de la formación xenófoba se ven envueltos en problemas económicos que tienen como trasfondo el Ayuntamiento de El Vendrell. A final del año pasado, Antonio Muñoz, candidato de Plataforma en Calafell, y su hija, Myriam Muñoz, que iba en la lista del partido en Cunit, se sublevaron y remitieron una carta pública a Anglada en la que le acusaban de embolsarse directamente el sueldo de un cargo de confianza del partido en el Consistorio de El Vendrell. "Anglada cobra el sueldo de un cargo público que en realidad no existe", desveló la que tenía que ser número uno de Plataforma en Cunit. En el escrito se explicaba que Anglada "distribuye los sueldos de los regidores en beneficio personal" y se acusaba al fundador de Plataforma de ser un "vividor" y un "oportunista". En el Consistorio de El Vendrell la oposición denunció que el puesto de soporte administrativo de Plataforma se había adjudicado a Inmaculada Cervilla, candidata de PxC en una población del Bages. Todos los partidos recriminaron a Plataforma que Cervilla nunca acudiera trabajar, aunque el asunto de los pagos presuntamente desviados a las cuentas de Anglada no llegó a esclarecerse nunca.

Otros regidores de Plataforma también han sido denunciados y algunos condenados por asuntos económicos. El caso más sonado es el de Gerard Bellalta, quien fue cabeza de lista del partido en Vilanova i la Geltrú. En 2003 fue condenado por el Tribunal Supremo a dos años de prisión por un delito de falsedad al tramitar contratos de trabajo a inmigrantes irregulares y manipular rentas. En 2010, Bellalta fue demandado por impago del alquiler de un piso que era la sede de Plataforma en Barcelona. En junio de 2011, Raúl Ortiz, regidor de Plataforma en Badia del Vallès, también fue detenido por robar, presuntamente, cheques de restaurante por valor de 70.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011