Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria exige "menos ruido y más seriedad" para limitar el daño al tejido empresarial

El consejero de Industria, Bernabé Unda, pidió ayer "menos ruido y más seriedad", en clara alusión a la Diputación de Bizkaia, para limitar el daño al tejido empresarial causado por la devolución de las ayudas de las vacaciones fiscales. En un encuentro con la prensa en el Parque Tecnológico de Miñano, el consejero no quiso comentar la postura del vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, que celebró, mediante una comunicación enviada a este diario, que el ente foral vizcaíno cambie de postura tras años afirmando que ya se habían devuelto.

Unda, en cambio, sí quiso destacar que no es demasiado inteligente "meterle el dedo en el ojo al comisario de Competencia, aunque sea tu vecino", en alusión a las palabras del Diputado de Hacienda vizcaíno, José María Iruarrizaga, quien dijo que no han tenido la "ayuda" que esperaban del comisario "a pesar de ser de Las Arenas".

"Lo que aún me tiene desorientado es que a todos nos habían informado de que las ayudas a las empresas se habían recuperado y ahora se decide la devolución. Quiero que alguien me lo explique", recalcó. Lamentó, a su vez, que las empresas que realizaron planes de inversión creyendo que la normativa en vigor era válida, tras años de incertidumbre en los tribunales, tengan ahora que pagar los platos rotos "en el peor momento posible". Como una eventual ayuda a las compañías a las que la devolución deje en situaciones delicadas, apuntó al Plan Resiste ya existente para reestructurar el pasivo de empresas en crisis.

Unda coincide en que las instituciones vascas han jugado anteriormente en exceso a la picaresca para eludir la normativa comunitaria, una estrategia que, considera, solo ha generado problemas. "Yo no soy partidario. Antes de sacar una normativa es muy sano informar, porque al final lo que se intercambian con los técnicos comunitarios son matices. El resultado habla por sí solo", recalcó.

Por otra parte, la portavoz de Ezker Batua (EB) en las Juntas Generales de Álava, Nerea Gálvez, preguntó ayer a la Diputación foral de este territorio cuántas ayudas declaradas ilegales de las llamadas vacaciones fiscales faltan por devolver en este territorio tras la polémica abierta desde Bizkaia.

Por medio de una iniciativa, Gálvez quiere saber si la institución foral alavesa tiene previsto adoptar alguna medida consensuada con las empresas afectadas. En este sentido, se interesa por las acciones que prevé adoptar la Diputación, "sobre todo después de haber escuchado al diputado general, Javier de Andrés, que no estaba en disposición de pedir la devolución de las ayudas a las empresas más allá de lo recuperado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2011