Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre de Mariluz y cuatro familiares, detenidos por un tiroteo en una disputa

Un tío de Juan José Cortés denunció el enfrentamiento con escopetas de caza

Juan José Cortés, el padre de la pequeña Mariluz asesinada en 2008 a manos del pederasta Santiago del Valle, fue detenido ayer por la Policía Nacional por su participación en un tiroteo motivado por una disputa familiar en la barriada del Torrejón, donde reside. Junto a Cortés fueron arrestadas cuatro personas más: sus dos hermanos, Diego y Francisco; su padre, Juan Cortés, y un cuñado. Los detenidos pasarán hoy a disposición judicial tras prestar ayer declaración en los calabozos de la policía. En la trifulca, en la que hubo intercambio de disparos con escopetas de caza, resultó herida una persona con un impacto en la cabeza, aunque no revistió gravedad. Esa persona, tío de Juan José Cortés, fue quien presentó la denuncia, según fuentes policiales.

El tío de Cortés, herido de un disparo, había recibido amenazas

Según fuentes del caso, el herido, que no está detenido, estaba siendo amenazado en los últimos días por sus propios familiares por motivos que no han trascendido. Ayer, sobre las dos de la madrugada, las amenazas subieron de tono y culminaron con el tiroteo contra una vivienda ubicada en la calle Dalia del Torrejón, adonde esta persona había ido a refugiarse. Fue el tío de Cortés quien, tras recibir el alta médica en el hospital, se personó en la comisaría y prestó declaración voluntaria contra los autores de los disparos. Los agentes policiales han recabado otras declaraciones de testigos de los hechos.

El subdelegado del Gobierno en Huelva, Manuel Bago, reclamó ayer prudencia: "Vamos a dejar trabajar a la policía, vamos a dejar que tomen declaración a las personas detenidas y mañana estaremos en disposición de conocer qué ha ocurrido". Y añadió: "Se les va a tomar declaración para esclarecer todo este asunto y ponerlos a disposición judicial para que sea el juez quien determine sobre el suceso".

Juan José Cortés se ha caracterizado siempre por su mesura pese a la tragedia vivida por la desaparición y muerte de su hija de cinco años. Cortés siempre apeló a la justicia e hizo numerosos llamamientos a los suyos para que no se tomaran la justicia por su mano. El padre de Mariluz emprendió una campaña de recogida de firmas para endurecer el Código Penal contra los pederastas, para los que llegó a solicitar la cadena perpetua revisable.

Cortés, pastor evangélico, estuvo afiliado al PSOE, aunque en 2010 se dio de baja. UPyD inició contactos con él para que concurriera a las pasadas elecciones municipales como candidato a la alcaldía de Huelva, pero no fructificaron los contactos y finalmente se incorporó al PP, aunque sin estar afiliado, como asesor de Justicia para hacer realidad su principal cometido, que es la reforma del Código Penal.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, que estuvo ayer en Huelva, eludió pronunciarse sobre el asunto cuando fue preguntado por los periodistas: "Tenemos que conocer qué ha ocurrido y disponer de toda la información. Entiendo la pregunta, pero comprendan que tenga la cautela de esperar a tener todos los detalles de lo que ha acontecido, que me parece que es la mínima prudencia exigible".

En Torrejón el ambiente ayer era de tensión, especialmente en la plaza Rosa, donde residen los Cortés. Los vecinos se mostraron recelosos. Juan José Cortés es un hombre muy respetado en el barrio por todo lo que ha vivido con su tragedia familiar. Ayer eludían pronunciarse y solo afirmaban haber escuchado los disparos. "Escuché unos disparos pero no sé nada más", afirmó un vecino. Otros comentaban que no comprendían cómo un hombre que ha soportado con entereza la pérdida de su hija haya reaccionado así por una disputa familiar: "Es extraño, no parece propio de él".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2011