Reportaje:Días de diversión

Pelota de tres contra tres

La Aste Nagusia ha servido para intentar revitalizar la casi desaparecida modalidad de 'guante laxoa' de forma paralela al torneo profesional

Este año, la presencia de la pelota vasca en la Aste Nagusia no se ha reducido al torneo de profesionales, cuya última jornada se disputa a las nueve de esta noche, en la que se medirán seis parejas de pelotaris llegados de los tres territorios. La novedad ha llegado de la mano de la recuperación de una modalidad prácticamente desaparecida: el guante laxoa, que disputan tres jugadores contra otros tres a nueve juegos y con dos paredes.

Para difundirla hubo que superar una situación adversa por la llluvia. Joseba Urtasun, uno de los pelotaris que participaron en el partido de exhibición de esta modalidad celebrado el pasado miércoles, reconocía que "se habría suspendido con menos lluvia que ahora y, desde luego, la cancha tendría una longitud mayor que la Plaza Nueva, por lo menos 20 metros más". Pese a ello, añadía que la iniciativa resultaba estupenda para promover la pelota en Bilbao.

El 'guante laxoa' tan solo se practica ya en el valle navarro del Baztán

El testimonio de Urtasun es el del practicante de un deporte totalmente amateur que defiende su supervivencia. "Ya no es posible extender el guante laxoa. Queremos divulgarlo para que se conserve en las escuelas y lugares donde todavía se practica", explica Tiburcio Arrazkoa, presidente del club Laxoa Elkartea, quien hizo las veces de locutor en el partido de exhibición. Este club se encuentra inscrito en la Federación Navarra de Pelota.

No es la única modalidad minoritaria de pelota vasca que ha gozado de sus minutos de gloria a lo largo de estas dos semanas. El pasado sábado, en la localidad navarra de Urdaz, se celebró una exhición de pasaka, otra modalidad muy semejante al guante laxoa.

El guante laxoa ya solo se practica en el valle navarro del Baztán, según indica el propio Arrazkoa. El presidente del Laxoa Elkartea recuerda que "antes del último tercio del siglo XIX el laxoa se encontraba extendido no solo por Navarra, sino también por toda Euskadi, antes de que llegaran las demás modalidades de pelota que conocemos hoy en día".

En el transcurso del siglo XX la práctica del guante laxoa se fue reduciendo de forma progresiva hasta concentrarse en la zona norte de Navarra. No obstante, el declive no terminó ahí: "Se fueron retirando paredes de frontón de las plazas. A veces tan solo se dejó la pared izquierda para la práctica de las modalidades más recientes que fueron surgiendo" explica con resignación Arrazkoa.

A partir de 1960, se comenzó a apostar por su recuperación aunque no se disputó campeonato regular alguno hasta 1979, continuando este tipo de competiciones regulares hasta la actualidad.

Como buen número de las disciplinas deportivas que han permanecido aisladas, el guante laxoa reúne un mayor número de elementos ligados a la tradición: un árbitro ataviado con un pañuelo al cuello y una txapela que resume las jugadas en euskera después de cada punto es uno de los elementos más característicos.

Para continuar su labor de difusión, el Laxoa Elkartea tiene previstos partidos de exhibición en el País Vasco francés el próximo 18 de septiembre y en Oiartzun, el 19 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de agosto de 2011.