Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un supermercado en la terraza

Vecinos de Moratalaz llevan a los tribunales a los responsables de tramitar un proyecto comercial que invade un edificio de viviendas colindante

Donde debería haber una plaza pública hay un supermercado en ciernes. En el Camino de los Vinateros número 40 (distrito de Moratalaz), se está construyendo un establecimiento AhorraMás a poco más de 10 centímetros de un edificio de viviendas. Las dos comunidades de vecinos afectadas han denunciado por lo penal a los seis responsables de la tramitación administrativa que ha permitido que el proyecto salga adelante, a pesar de que su bloque de pisos haya sido borrado de los planos urbanísticos.

Todo comenzó en 2000, cuando los 16 vecinos de la calle del Arroyo de la Media Legua, 56, recibieron las llaves de sus casas. El edificio ocupaba la esquina de una manzana, junto a un terreno baldío. Según el plan de urbanismo, en ese espacio solo se podía construir un aparcamiento bajo rasante y una plaza pública. Un año después, el Ayuntamiento de Madrid recalificó el solar y permitió su explotación para fines comerciales. El entonces gerente de Urbanismo, Luis Armada, aprobó el cambio de uso y especificaba que, lo que se hiciera, habría de concretarse "en un estudio de detalle". Armada es uno de los imputados en la trama de concesiones ilegales de licencias urbanísticas conocida como caso Guateque, pero el Ayuntamiento asegura que el AhorraMás de Moratalaz no forma parte de este expediente judicial. Armada es uno de los seis denunciados por los vecinos.

El muelle de carga del súper taparía la terraza de un primer piso

La empresa quiere usar la entrada de una comunidad adyacente

Concedida la recalificación, la empresa Madrileña de Negocios, SA, que gestiona la cadena del súper, redactó un proyecto para construir el establecimiento, en el que se aseguraba que el edificio estaba "exento", "no adosa a otro" y no existían "locales colindantes". El proyecto se aprobó, con lo que el edificio del número 56 del Arroyo de la Media Legua desaparecía del mapa.

Una portavoz de Urbanismo asegura que los vecinos no presentaron queja alguna en el plazo de alegaciones. "Daban un plazo de 15 días y tardamos dos meses en conseguir la documentación del proyecto", justifica José Antonio García, presidente de una de las comunidades de vecinos afectados. "Nosotros no tenemos que vigilar, no somos guardianes de que el Ayuntamiento cumpla con la legalidad", añade.

Los vecinos también denuncian que el futuro supermercado se está construyendo casi dentro de sus terrazas. El esqueleto de un torreón que será el hueco del ascensor llega hasta el segundo piso. Hay, además, un muro que separa las viviendas del muelle de carga y descarga del supermercado. Si los responsables de la obra cumplen las exigencias de Medio Ambiente sobre los límites de ruidos y cubren el muelle, el muro taparía la terraza del 1º C.

El futuro AhorraMás tiene su dirección oficial en la calle del Corregidor Diego Cabeza de Vaca, una vía secundaria de un solo carril, pero, de facto, utilizará como entrada un espacio de unos 10 metros cuadrados que da a la calle del Camino de los Vinateros, una avenida principal de varios carriles. Esta entrada es propiedad de la otra comunidad de vecinos colindante y, según los residentes afectados, la empresa les ha ofrecido un canon de 500 euros por esta servidumbre de paso y por la utilización de una rampa que daría acceso al garaje. La oferta fue rechazada, pero en las obras ya puede apreciarse cuál será la puerta principal.

El Ayuntamiento de Madrid se ha ofrecido para actuar como mediador entre la empresa Madrileña de Negocios y los vecinos. Estos debían trasladar una hoja de peticiones a Urbanismo para remitirla a AhorraMás, pero ellos no están dispuestos a "negociar", según el presidente de la comunidad. Lo único que quieren es que se derribe lo construido y la plaza vuelva a su estado original. La empresa AhorraMás ha declinado hacer declaraciones. Tras un primer archivo de la causa, la Audiencia Provincial ha ordenado al juzgado que retome el caso y estudie la denuncia a los seis responsables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 2011