_
_
_
_
_
Reportaje:Días de diversión

Fandiño se esfuerza por llegar a Bilbao

El diestro vizcaíno realiza 16 horas de fisioterapia para superar la cornada

Dan las seis de la tarde. Apenas le quedan 48 horas para hacer el paseíllo en Bilbao junto a Enrique Ponce y Daniel Luque. Iván Fandiño comienza una nueva sesión de fisioterapia en la clínica de recuperación avanzada Francisco Javier Alfonso Valle en Coria (Cáceres), donde acelera su recuperación de la cornada que sufrió el pasado viernes en Málaga y que ya le impidió estar en Bilbao el lunes.

El martes, el torero de Orduña pasó 16 horas de tratamiento de fisioterapia y ayer se hallaba dispuesto a repetirlas. Alterna sesiones de masaje con terapias de oxigenación de las células y las remata con horas en una cámara hiperbárica, lo que ayuda a acelerar la reparación de la lesión.

El de Orduña tiene por delante una gran recta final de temporada

La herida es grande, puesto que el toro de Los Recitales le abrió la pierna desde el tobillo hasta casi la rodilla, una trayectoria de 25 centímetros a la que se suma otra de 15 centímetros que le seccionó la vena safena y contusionó el músculo tibial posterior hasta el gemelo interno.

Ayer comenzó a andar, a apoyar el pie con fuerza en el suelo; el martes todavía no pudo hacerlo. Pero Fandiño es el primero que sabe que andar no es torear y que le queda un trecho grande en su recuperación. Por eso, el diestro de Orduña evita realizar cualquier pronóstico, ni positivo ni negativo; tan solo se cita para la tarde del jueves, que es el plazo que se han dado para tomar la decisión.

Fandiño ha adoptado su recuperación como siempre ha afrontado su carrera: sin prisas y sin bandazos. El objetivo que se ha fijado es llegar a Bilbao mañana y la decisión la tomarán esta misma tarde. Para ello está trabajando sin hacer más cábalas, pero sin escatimar una gota de esfuerzo en un tratamiento que le lleva 16 horas al día.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un primer momento, los médicos que le operaron en La Malagueta recomendaron un período de inactividad de 12 días, y el trabajo de Fandiño está encaminado a volver a torear en siete. La ilusión por triunfar en su tierra le ayuda a soportar lo doloroso de la lesión, puesto que el gemelo es un músculo sobre el que se realizan los impulsos de la pierna y resulta fundamental para torear.

El diestro vizcaíno ha perdido por esta cornada una corrida en Bilbao y otra en Almería, y tiene este fin de semana la tarde de Bilbao, el sábado la de San Sebastián de los Reyes y el domingo, Alcalá de Henares, antes de actuar en Colmenar Viejo el día 30. Una buena recuperación será necesaria, pues aun le queda una gran recta final de temporada, ya que está anunciado en las ferias de Palencia, Albacete, Logroño, Guadalajara, Salamanca y Zaragoza y afronta dos grandes citas aún por hacerse públicas en el ciclo de San Miguel de Sevilla y en la Feria de Otoño de Madrid, donde está previsto que protagonice un mano a mano con David Mora ante reses de Gavira, tarde que puede ser la sensación de la temporada de Las Ventas.

[Iván Abasolo, novillero de Orduña, se presentará en Las Ventas el 18 de septiembre dentro del certamen Ocho Naciones, que se desarrollará durante todos los domingos del próximo mes en Madrid. Abasolo, que sigue los pasos de su paisano Fandiño, alternará con el mexicano Angelino de Arriaga y el castellano Damián Castaño].

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_