Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESDE MI DESPENSA

¿Sabemos de jamones?

Sabemos leer las etiquetas y lo que ahí expresan?¿Son del todo legibles? Jamón Ibérico, rezan unas. Jamón pata negra rezaban otras...jamón ibérico cebo, muchas más, y jamón de recebo, jamón de bellota...así hasta el infinito y luego entramos en las regiones de la producción, Denominaciones de Origen y si hablamos o nos hablan de zonas de curación... Ay! que me estoy liando...Y si nos liamos, malo, porque somos peces que queremos ser pescados en un engaño... Por otro lado, entiendo que nos podamos dejar engañar. Ahí empieza el todo. Quiero saber qué compro, muchas veces el precio es significativo de lo que es cada jamón, pero para que se aprecie y se valore lo que cuesta un maravilloso jamón ibérico de bellota de una dehesa debemos hacer una labor didáctica. De un jamón maravilloso hay que decir que ya no es un producto, sino una elaboración. El jamón no es carne cruda, sino que ya está curada, elaborada. Si es maravilloso comerlo cortado finísimo a cuchillo, con acompañamiento de pan con tomate a lo sumo. Un buen vino del estilo de Jerez. Con la mano, el jamón se come con las manos, se huele cada loncha que nos metemos en la boca y lo degustamos, dejando transmitir su aroma y jugosidad en boca: respirarlo y vivirlo.

quiquedacosta@quiquedacosta.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de agosto de 2011