Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Laicos 'versus' peregrinos

Leo con indignación el principio de la crónica sobre los disturbios de la Puerta del Sol donde se cita la orden dada por un mando de la policía: "Basta de mariconadas, sacad las porras y lo que haga falta". Quizá fuera el mismo al que oí referirse a los manifestantes como los "malos". Yo creía que para la policía los "malos" eran los delincuentes.

Lo que pasó allí se podía haber evitado, no debían haber consentido que un grupo y otro coincidieran porque era fácil deducir que terminara como terminó. La tarde anterior hubo una misa en Cibeles y allí sí se creó una zona de seguridad acotando con vallas toda la zona, cortando el tráfico y todo lo que hiciera falta. Y eso es lo que tenían que haber hecho con el trayecto por donde debía transcurrir la manifestación, sobre todo en Sol. ¿Provocaciones? ¿Es que no es una provocación llenar de confesionarios el paseo de Coches del Retiro, el vía crucis en la Castellana y el haber puesto a su disposición todo el centro de Madrid?- Margarita Santa Catalina. Madrid.

Manifestación laica coincidiendo en día, hora y lugar con la concentración de cientos de miles de jóvenes cristianos ¿qué es?: una provocación dirigida a generar un enfrentamiento con estos. Los únicos que, al parecer, no lo sabían eran quienes autorizaron la manifestación, y después, ante el previsible, para cualquiera menos para ellos, comportamiento de sus integrantes, tuvieron que disolverla a porrazos. Soy agnóstico y defensor de un Estado laico, pero absolutamente respetuoso con todo tipo de creencias religiosas siempre que se manifiesten de un modo correcto y civilizado, y los cientos de miles de jóvenes peregrinos que están llenando estos días Madrid es evidente que están dando un ejemplo de las dos cosas. Su prudencia, su talante y su comportamiento evitaron que los manifestantes-provocadores laicos produjeran daños mucho mayores. Desde mi laicismo y mi tolerancia, el máximo apoyo para ellos y la máxima reprobación para los manifestantes-provocadores de la procesión laica y especialmente para los que la autorizaron.

Adolfo Barrio Madrid

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011