Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Mijaela Tesleoanu, bailarina y maestra del ballet clásico

De origen rumano, desarrolló la mayor parte de su carrera en Cuba

La bailarina y maestra de ballet clásico rumana Mijaela Tesleoanu murió en La Habana el pasado miércoles. Había nacido en Bucarest en 1942 y allí inició sus estudios de danza en el Conservatorio Nacional. Después pasó a formar parte del elenco estable del Teatro Nacional de Opereta de Bucarest, donde conoció en 1963 al barítono cubano Ramón Calzadilla, que a la sazón estaba en Rumanía becado para perfeccionar su técnica vocal. Fue un flechazo y se casaron, viajando ambos a la isla caribeña donde Mijaela entró en contacto con el Ballet Nacional de Cuba (BNC), entonces dirigido por Fernando Alonso y enfrascado en los preparativos de la histórica filmación del ballet Giselle en el teatro Karl Marx de la capital cubana. Mijaela enseguida fue integrada en el elenco del filme como cuerpo de baile y dos años después se convirtió en miembro de la compañía titular cubana, donde se mantuvo en activo como bailarina durante más de dos décadas, hasta el año 1987. Acompañó al BNC en todas sus giras internacionales a Norteamérica, Europa y Asia.

Cuando dejó de bailar, se interesó por la reposición y ensayo de los títulos de repertorio, a la vez que perfeccionó su trabajo docente de profesora de ballet, con lo que asentó un merecido prestigio de seriedad en la vertiente didáctica de la danza, gracias al que viajó a varias instituciones de Latinoamérica, como el Ballet Clásico de Hermosillo y la Universidad de Bellas Artes de Chihuahua (México). Entre 1986 y 1988 impartió varios cursos en la Escuela Ballet Siglo XX de Oviedo y en los años 1992 y 1993 fue la profesora de ballet de la Universidad de Santiago de Chile. Otras colaboraciones pedagógicas importantes de Tesleoanu fueron en el Ballet Contemporáneo de Caracas (1992-1998), el Ballet Nacional de Guatemala (1999) y, ya a partir del año 2000, en instituciones como el Ballet Juvenil de El Salvador, la Academia de Bellas Artes de Belice o el Ballet de Cámara de Jalisco (México).

La bailarina rumano-cubana recibió importantes distinciones por su labor artística en Cuba, como la medalla al Mérito al Trabajo y la Distinción por la Cultura Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011