La visita del Papa a Madrid

Interior investigará "excesos policiales" contra los laicos

Los agentes vuelven a actuar en una marcha contra la "brutalidad" de la carga

Un millar de personas se manifestó ayer en protesta por la "brutalidad" de las cargas policiales que tuvieron lugar tras la manifestación laica del miércoles en la Puerta del Sol de Madrid y también el jueves en una concentración en ese mismo lugar. Pero la policía volvió ayer a cargar. Los manifestantes, que se habían convocado a través de las redes sociales, partieron de la estación de Atocha con la intención de llegar a Sol. La policía les impidió el paso, por lo que alteraron su recorrido por las calles del centro, seguidos de cerca por los agentes, que cargaron contra los participantes en la marcha en al menos dos ocasiones, en la plaza de Oriente y la calle Almagro.

Los convocantes gritaban "¡delegada, dimisión!" en referencia a la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, y "¡detenidos, libertad!" por las ocho personas que fueron arrestadas el miércoles. La Delegación del Gobierno anunció anoche una investigación sobre aquellos altercados.

Más información
El Gobierno pide al Vaticano ayuda pastoral para el final de ETA

Durante todo el día de ayer circularon por internet varios vídeos en los que se mostraban imágenes de los enfrentamientos del jueves. En ellas se ve cómo varios agentes se emplearon con dureza contra los participantes en la protesta. Un policía propinó un puñetazo en la cara a una joven sin motivo aparente. En otro de los vídeos, un hombre que conducía a pie su bicicleta recibe golpes de los agentes a pesar de que estaba obedeciendo sus órdenes.

La posición del Gobierno sobre estos altercados fue cambiando a lo largo del día. Por la mañana, el portavoz del Ejecutivo, José Blanco dio su respaldo a la actuación de la policía. La marcha, según Blanco, "transcurrió mayoritariamente sin ningún tipo de incidentes y luego, como consecuencia de la actuación de una minoría, hubo un incidente que no ha sido mayor". "Lo mismo ocurrió ayer [por el jueves]", zanjó.

Por la tarde, sin embargo, Interior decidió abrir una información reservada para comprobar si los agentes habían incurrido en abuso de autoridad, según dijo Dolores Carrión. Desde el PSOE, la jefa de campaña del candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano, también se apresuró a reclamar una investigación sobre los "excesos policiales". El PP, sin embargo, siguió cargando contra los manifestantes laicos. "Lo que pasó fue una expresión de intolerancia sin límites, una falta de respeto a la libertad religiosa", dijo la número dos de los populares, Dolores de Cospedal, que exigió la dimisión de Carrión por autorizar la marcha.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, estuvo más conciliador. Minimizó los incidentes al calificarlos de "momentos desagradables puntuales". Lombardi reiteró el respeto de la Santa Sede por la libertad de expresión y añadió: "Apreciamos la convivencia civil y ordenada, en la que se manifiesten las opiniones de manera compatible con el desarrollo de la vida social y política".

Un policía filma a manifestantes de la marcha "contra la brutalidad policial", ayer en la calle de Atocha.
Un policía filma a manifestantes de la marcha "contra la brutalidad policial", ayer en la calle de Atocha.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS