Chávez se cubre las espaldas

El presidente venezolano repatría o traslada a países amigos las reservas internacionales para evitar embargos

Hugo Chávez ha decidido poner bajo su control las reservas internacionales de Venezuela a un año de los comicios en los que aspira a la reelección. Además, nacionalizará la exploración y la exportación del oro.

El presidente-comandante ha ordenado el traslado de los depósitos venezolanos desde bancos de Estados Unidos y Europa hacia Caracas o hacia "países amigos", como Rusia, China y Brasil. La justificación es que es una medida "sana" ante la crisis económica que azota "al norte" y "la solidez" de esas tres naciones "aliadas". Sin embargo, la oposición venezolana y numerosos analistas creen que Chávez pretende blindar las reservas ante eventuales sanciones contra su Gobierno. El presidente pareció aludir a esa posibilidad: "Miren lo que está pasando en el mundo árabe con el uso de reservas internacionales... prácticamente una confiscación de esos recursos, que es algo que tenemos que evitar a cualquier costo", dijo, en referencia al congelamiento de las reservas de regímenes como el tunecino, el libio o el sirio. Al margen de los eventuales acontecimientos políticos, Venezuela afronta actualmente varias demandas en las instancias de arbitraje internacional.

La nacionalización del oro pretende incrementar los recursos financieros

Además, este traslado de las reservas, dicen los críticos, volverá más opacas las finanzas del principal exportador suramericano de petróleo en un momento político determinante. El presidente Chávez, que ha ido extendiendo su poder, controla el Banco Central.

Venezuela tiene unas reservas internacionales de 29.100 millones de dólares. El 63% de ellas son lingotes de oro; en total, 364 toneladas. La mayor parte (211 toneladas) están en el exterior. El Gobierno pretende trasladarlas a Caracas. También está prevista la transferencia de 6.300 millones de dólares en efectivo desde diferentes bancos, principalmente europeos, a países amigos del Gobierno venezolano.

Para estimular las reservas de oro, Chávez ha ordenado, además, la nacionalización del sector aurífero, cuya producción es pequeña (unos seis millones de toneladas al año). La mayor parte proviene de la explotación informal. Sin embargo, se calcula que los yacimientos de oro venezolanos son de los mayores de Latinoamérica. La empresa Rusoro, registrada en Canadá y de propiedad rusa, es la única gran compañía minera que trabaja en el país, tras la nacionalización de los bienes de otras tres empresas extranjeras. "Vamos a nacionalizar el oro y lo vamos a convertir, entre otras cosas, en reservas internacionales", anunció Chávez el miércoles, en una llamada telefónica a la televisión estatal. El presidente venezolano, que lleva 12 años en el poder, acaba de regresar de Cuba, donde se está sometiendo a tratamientos de quimioterapia para combatir un cáncer.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El oro pasa a engrosar la lista de sectores de la economía venezolana que Chávez ha puesto bajo el control del Estado.

El presidente socialista tampoco detiene otras de las constantes de su mandato: el rearme. El miércoles, Chávez anunció que su Gobierno está gestionando con Rusia un crédito por 4.000 millones de dólares para comprar armamento con el que "defender la sagrada soberanía".

En los últimos cinco años, Venezuela ha gastado 11.000 millones de dólares en armas rusas, según los datos que ofreció en Moscú, el pasado abril, la corporación estatal para la exportación de armamento, Rosoboronexport. Ayer, las Fuerzas Armadas venezolanas recibieron morteros transportables, misiles antiaéreos ZY-23 y tanques BTR-80, que Chávez describió como "el mejor armamento del mundo".

Hugo Chávez.
Hugo Chávez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS