Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La visita del Papa a Madrid

Peregrinos de turismo

Con pocos eventos institucionales planificados este fin de semana, los católicos que llegan a la capital se divierten conociendo la ciudad y sus alrededores

En el centro de Madrid ya se nota que los actos oficiales de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) están a la vuelta de la esquina. Grupos de peregrinos de varios países, muchos ya con la mochila naranja de la jornada en la espalda, andan por las calles y plazas céntricas, visitando los monumentos y edificios emblemáticos de la ciudad.

Katie Mears tiene 17 años y es de Boston (EE UU). Estaba en la Puerta del Sol ayer sobre las dos de la tarde, junto con 26 miembros de la congregación de St Paul's Church de Wellesley, 20 jóvenes de entre 15 y 21 años y seis adultos. "Llegamos esta mañana. Estamos muy ilusionados de estar aquí", sonríe la joven. Como no hay actos institucionales, se han puesto a ver la ciudad donde han aterrizado. "Hicimos el tour en autobús", indica Katie. "¡Me gusta mucho Madrid!". Después han andado un poco, "viendo las iglesias", antes de almorzar. Tiene la guía de comer del JMJ, que incluye todos los restaurantes que aceptan tiques de los eventos y que todos los peregrinos reciben en su pack de bienvenida. "Aún no hemos ido a cogerlos", admite Katie.

Marielle y Cyrielle son voluntarias francesas de Nîmes y Toulon. Están en la mesa de información que la JMJ tiene montada en una de las alas de la catedral de la Almudena. "Hay muchos que vienen a preguntar por todos los actos", dice Marielle. "Está muy bien, pero no tenemos mucha información que dar hasta que todo arranque de verdad el martes". La misa de apertura será ese día a las diez de la noche en la plaza de Cibeles.

Las francesas hacen un turno de cuatro horas al día en la mesa de información, además de otras tareas, pero ya han tenido tiempo para ver la ciudad. "Hace mucho calor", ríe Marielle. Lo que más les ha gustado ha sido el parque del Buen Retiro, y en particular, el palacio de Cristal. "También tengo muchas ganas de ver los museos, el Prado, el Reina Sofía...", señala la joven, que estudia literatura francesa. En la plaza de Isabel II está un grupo de unos 20 peregrinos de São Paulo (Brasil), vestido con ropa cómoda.Los brasileños están mirando el mapa oficial de la JMJ, que muestra el centro de la ciudad y las rutas de transporte. "Hemos llegado hoy", dice Paula, de 19 años. Han ido andando de Sol al Palacio Real. "¡Es muy bello!", exclama la joven. Ahora van a buscar unos regalos para sus familias en Brasil, antes de descansar un poco. "Con el vuelo no hemos dormido en muchas horas", explica Paula. Hoy tienen planificado un viaje turístico para conocer Toledo.

Miguel Ángel Morales y su mujer, una pareja de Gran Canaria, acaban de coger las mochilas de peregrinos en el centro de convenciones de Ifema. "Tengo 51 años, así que ves que es para los jóvenes", ríe Morales. "Hemos venido a hacer un poco de turismo y ver al Papa". Van a visitar Cuenca, y también les apetece un día en Segovia. "Pero el jueves vamos estar aquí para ver al Papa", afirma Morales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 2011