Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

24 familias, en la calle porque Vivienda no desarrolla el plan de rehabilitación

La Comunidad aprobó hace dos años la línea de ayudas sin regularla

A Sebastiana Sierra, de 87 años, la sacó un bombero en brazos de su casa, en Ciempozuelos, la medianoche del viernes 23 de abril del año pasado. Abandonó su vivienda a regañadientes por culpa de unas grietas que habían desvencijado el edificio de cinco plantas donde había vivido durante los últimos 35 años. El Ayuntamiento, gobernado por el PP, ordenó el desalojo urgente por riesgo a que se derrumbase. Las paredes del inmueble se habían abierto. Los cimientos estaban cediendo. El hueco del ascensor había quedado inutilizado. Los 24 miembros de su comunidad de vecinos recurrieron al Ayuntamiento de Ciempozuelos (22.600 habitantes) para que les echase una mano con el problema en la cimentación. Pero el Consistorio les dio 15 días para reparar el inmueble o, de lo contrario, amenazaba con derruirlo.

Año y medio después, los 24 propietarios siguen en la calle. Consiguieron reunir una parte del dinero necesario para pagar la reparación del edificio, pero todavía no llegan a la cifra total. Unos 180.000 euros que la Comunidad de Madrid les prometió que recibirían por acogerse al Plan Regional de Rehabilitación 2009-2012. Pero dos años después de aprobar el plan el Gobierno regional, que preside Esperanza Aguirre, aún no ha desarrollado "las bases reguladoras de estas ayudas" y los vecinos no pueden continuar con las obras. "Hemos pagado unos 400.000 euros, 16.000 euros por vecino, para las obras de cimentación", cuentan Felipe Tebar, de 86 años, y su esposa, María Gómez, de 87 años, vecinos del edificio que ahora viven de alquiler con el apoyo de sus hijos porque la pensión no les da. "Aún nos falta más dinero, unos 180.000 euros para poder concluir las obras", añade Juan Manuel Cano, de 61 años, otro de los propietarios.

Los residentes del bloque afectado, ubicado en la calle de la Virgen, solicitaron una subvención a la Comunidad para concluir las obras a través del Plan Regional de Rehabilitación 2009-2012, que el vicepresidente regional, Ignacio González, anunció en mayo de 2009 a bombo y platillo. "Las ayudas de este plan duplicarán las que concede el nacional. Beneficiará a unas 186.000 familias gracias a los 350 millones de euros con los que se le ha dotado", aseguraba entonces el comunicado que emitió el Ejecutivo regional. En realidad, este programa tenía previsto ayudar a unas 25.000 familias de forma individual. El resto, estaba incluido en áreas urbanas de rehabilitación y con la sustitución de ascensores. Un portavoz de la Consejería de Vivienda admite que las normas para adjudicar las subvenciones no están desarrolladas. "Eso no significa que no se paguen las ayudas", justifica. "Hemos destinado más de 47 millones a la rehabilitación de ascensores y a subvenciones para mejorar la accesibilidad interior. Se han beneficiado más de 2.000 familias", añade. Pero la línea que financia las obras para la "seguridad, salubridad y accesibilidad" que prevén una ayuda del 25% del coste real con un máximo de 9.000 euros por vivienda, no se están pagando.

"Fue nuestra primera vivienda. Nuestros hijos nacieron aquí. Y aquí hemos hecho nuestra vida, tenemos nuestras cosas...", susurra Pedro Tejeiro, de 61 años, vecino del 5º B. "Venimos todos los días a ver el edificio por miedo a que nos roben", apunta Juan Manuel Cano.

Un puñado de residentes se ha reunido junto al inmueble a medio reparar. Han pedido entrevistarse con la presidenta regional, han acudido al Defensor del Pueblo. Pero de momento no han tenido suerte. Unas verjas de obra impiden el acceso a sus pisos, pero es fácil sortearlas. Las zapatas de cimentación están listas. Queda por rematar la planta baja y conectar los servicios esenciales de agua, luz, el ascensor... Pero falta dinero. El que les prometió la Comunidad de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2011