Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:AGUSTÍN JIMÉNEZ | Actor | Días de diversión

"Prefiero los idiotas que a los cínicos, que me aburren"

El actor y humorista Agustín Jiménez (Trujillo, Cáceres, 1970) protagoniza junto a Josema Yuste y Félix Álvarez, Felisuco, la versión teatral del clásico del humor francés La cena de los idiotas que ha dirigido Juan José Afonso que se puede ver en Vitoria.Ayer tocaba doble función en el Teatro Principal y hoy repiten, con las entradas agotadas.

Pregunta. ¿El buen humor aguanta siempre la traducción?

Respuesta. Algunos referentes en la obra francesa, como cuando un personaje se hace el belga, los cambiamos. Lo único que hay que saber es el contexto al que lo trasladas. Incluso clásicos nuestros no se entienden hoy por hoy. En El Quijote cuando leemos "Dulcinea del Toboso", pensamos "pues vale", pero El Toboso entonces era conocido porque las mujeres eran muy feas, y hacía gracia.

"Lo universal de un chiste es la sorpresa, que se rompa el recorrido lógico"

P. ¿Cuál es la parte universal de un chiste?

R. Universal es la sorpresa, que el cerebro esté haciendo un recorrido lógico que se rompe.

P. ¿Qué es más peligroso, un idiota o un cínico?

R. Yo creo que un cínico. Me aburre demasiado porque no consigo saber cuál es su viento. Un idiota, como en el personaje de la obra, es alguien con una fijación que no se da cuenta de su situación. Este se puede curar, pero un cínico, que ya está de vuelta y todo le parece una conspiración...

P. ¿Todo el mundo debería de adoptar a un idiota para las fiestas?

R. Yo creo que sí. Ponga un idiota en su vida, sobre todo si es como el de esta obra, un querible. De todos modos, depende del contexto. Si a [Eduard] Punset lo metiéramos en Gran Hermano pasaría por un gran idiota. A todos nos ha pasado. ¿Cuántas veces te sientes idiota? Muchas. Cuando te invitan a la cena de no se qué -y los artistas somos así: "Oye que hay cena gratis"- y te encuentras con cierta caspa y no sabes cómo comportarte.

P. ¿Qué hace para escaparse en esos casos? ¿Fingir que se atraganta?

R. No. Prefiero manipular las conversaciones. Busco un buen tema, me aferro a él y empiezo a meter a la gente. Siempre he dicho que soy ingeniero del entretenimiento. Y el ego te ayuda, porque piensas: "Me voy a hacer el amo del cotarro". Y otras veces hemos llegado, hemos mirado y nos hemos largado.

P. ¿Su anécdota más canalla en el País Vasco?

R. En Bilbao, en Aste Nagusia. Andábamos muy borrachos -por eso te digo que no debo beber- y muy perdidos, y como coger taxi era imposible, una patrulla de la Ertzaintza nos llevó de vuelta al hotel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011