Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelado un hombre por una agresión sexual en Sestao

Un varón de 33 años ingresó el pasado fin de semana en la prisión de Basauri tras haber sido arrestado el viernes por la Ertzaintza acusado de ser el autor de una agresión sexual en un piso de Sestao. El agresor amordazó a la víctima y la ató a la cama utilizando unas corbatas mientras consumaba la agresión. La víctima pudo huir al llegar al piso una compañera, a la que el agresor también dejó inmovilizada, atándola a la cama de la misma forma.

Interior detalló ayer que la víctima, de la que no precisa la edad, se encontraba en la cocina del piso, compartido por varios inquilinos, cuando fue abordada por un varón con el que dicha mujer mantenía una relación sentimental. El autor de los hechos llevó por la fuerza a la mujer hasta una de las habitaciones, llegando a esgrimir un cuchillo con el que la intimidó para consumar la agresión.

El hombre huyó del domicilio antes de la llegada de una patrulla de la Ertzaintza, que había sido avisada por los vecinos que auxiliaron en primera instancia a la mujer agredida. El supuesto agresor fue arrestado poco después en la Plaza de los Tres Concejos, en Sestao.

Golpes con un bate

Por otro lado, un hombre de 45 años fue detenido el pasado domingo por agentes de la Ertzaintza en Mondragón, acusado de haber agredido a su excompañera sentimental. El varón utilizó un bate de béisbol metálico para golpear en la cabeza a la mujer, según el testimonio de varios testigos, en una vivienda del barrio de San Juan, de dicha localidad.

El arrestado acudió al domicilio de la mujer a primera hora de la tarde del domingo con un bate de béisbol y lanzando insultos contra su exnovia. Varias personas que se encontraban en el piso lograron arrebatarle el bate después de un forcejeo, pero no pudieron evitar que agrediera a la mujer, que tuvo que recibir atención médica en el Hospital de Mondragón.

Finalmente, un hombre de 42 años fue detenido el pasado sábado en Bilbao por quebrantar la orden de alejamiento dictada por un Juzgado de Violencia de Género de la capital vizcaína. La orden impide al arrestado acercarse a una distancia inferior a los 500 metros de la vivienda y el lugar de trabajo de la mujer. El arrestado fue visto sobre las nueve de la noche del sábado en las inmediaciones de la Plaza del Funicular, donde la mujer protegida se encontraba en compañía de amigos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011